Notas sobre la Ascensión 109

la-llamada

Como la Hermandad de la Luz, estamos con ustedes para ayudarles cuando lo necesiten, a los que nos llamen. Nosotros oímos cada palabra, cada pensamiento y cada sentimiento. Nosotros no juzgamos. Más bien tratamos de estimularles y ayudarles a llegar a una aceptación de su propio poder y belleza. Nosotros no podemos hacer el viaje por ustedes; solamente a ustedes les corresponde hacer el trabajo, pero nosotros ayudaremos y asistiremos de cualquier manera aceptada por la Ley Cósmica. Nuestras bendiciones van para todos. Somos sus hermanos y hermanas que siempre estamos junto a ustedes. Ustedes son conocidos y amados como las almas fuertes y valientes, para emprender esta gran jornada desde la separación hacia la Unidad de Consciencia. Para ascender no es necesario ser perfecto. Incluso el más alto de los iniciados encara sus propias batallas y victorias internas. Namasté. Nos inclinamos ante el Dios y la Diosa dentro de cada uno de ustedes.

La compasión

Regalos de la Luz * Re-flexiones

La compasión debe entenderse como una compasión mutua.

El cuerpo físico se ablanda y se vigoriza con la energía del corazón, y se desgarra con la rabia, el miedo y la violencia.

Cuando se amplía tu conciencia, y cuando te vuelves consciente de lo que sientes, también lo eres del efecto dual producido por la compasión y la carencia de ella. Te vuelves consciente del daño que ocasionas a tu propio cuerpo al sentir y actuar sin compasión.

Haz frente a tus temores. El miedo al crecimiento y a la transformación de uno mismo es lo que provoca que desees dejar de comprometerte con la situación actual y te conduzca a buscar otra. Cuando adviertes que te encuentras en la situación de desear lo que no tienes (atención), en lugar de lo que tienes, de ver más verde la hierba de los campos de otro, precisamente porque son los campos de otro, enfréntate a ello.

Desafía esa situación en cualquier momento en que aparezca, sencillamente por el hecho de aceptar que, cuando aparece, no te encuentras situado en el momento actual (presente), no te hallas comprometido con tu energía dinámica actual (Dharma), sino, más bien, estás permitiendo que se filtre energía para un futuro que no existe.

Cada vez que te sientas negativo, detente, reconoce lo que tú eres y descárgalo conscientemente. Pregunta qué es lo que estás sintiendo y qué es lo que se encuentra en la base de ese sentimiento. Vete inmediatamente hasta la raíz y, al mismo tiempo que tratas de arrancarla, busca el lado positivo de ese hecho y recuérdate aquella verdad más grande que dice que hay algo espiritualmente profundo en funcionamiento, que tu vida no es un accidente y que te encuentras bajo contrato.

Sé cuidadoso con las palabras que utilizas y con las acciones que vives y con quién eres y con la manera en que usas tu poder. En otras palabras, cuando dices lo que dices, cuando te comprometes a algo, cuando vas creando energía de tu vida, has de tener claro en todo momento que tú eres lo que dices ser, que pones toda tu energía detrás de lo que dices, y contrólate de acuerdo con ello. Si eres desconocedor de tu intención, o si sospechas que te encuentras operando a partir de un orden del día de segundo orden, pregúntate qué es lo que está sucediendo.

Comprueba tus motivos. Eso pone automáticamente en movimiento una asistencia. Nunca te encontrarás solo en tus malos momentos.

Dar es copioso. Da y recibirás lo mismo (o multiplicado). Si tú ofreces juicios, limitación y tacañería, eso mismo es lo que creerás en tu vida: juicio, limitaciones y avaricia. Aquello que digas a los otros se hará exactamente contigo. Tal es la ley del karma, y la manera en que estimes y sirvas a los demás será exactamente lo que tú recibirás en contrapartida. Si irradias amor y compasión, recibirás eso mismo. Si irradias temor, sospechas y el deseo de mantener a la gente a prudente distancia, entonces recibirás negatividad pues es eso lo que estás buscando.

Cuando esperas que, en todo momento, el Universo provea las necesidades de tu alma, y que la guía y la asistencia de tus Maestros y guías situados más allá del mundo físico las tienes siempre disponibles, eres libre para disfrutar las interacciones que realices con otros y de dejar a un lado aquellas frecuencias más bajas formadas por la manipulación y el proteccionismo. Despertarse es un estado de felicidad, y no es doloroso. Es la felicidad. Ese estado se encuentra completamente equilibrado y maravillosamente armonizado.

La compasión es todas estas cosas y muchas más. El camino vertical significa claridad y no dolor. Te permiten reírte. Mientras te desarrollas lo mismo puedes reír y jugar que comportarte con seriedad y sentirte abatido. Los asociados espirituales observan a partir de la perspectiva de lo impersonal, y se ayudan entre ellos a contemplar desde esa perspectiva el significado de sus experiencias. Pueden reír ante la riqueza, la belleza y las ganas de jugar del Universo. Cada uno se alegra con el otro. Contemplan las frustraciones de los deseos de la personalidad como lo que son, aprendizajes, en ocasiones valiosísimos, del alma.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Si te ha gustado la Publicación: ¡INViTANOS A UN CAFÉ!

Centro Escuela Claridad

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *