Alineando los centros planetarios

kumar2018

Sé un humano por medio de la superación de las limitaciones del torso inferior, ascendiendo al torso superior mediante el uso adecuado de la laringe y las prácticas adecuadas para entrar en las técnicas de meditación. Las técnicas de meditación son básicamente el trabajo para entrar en tu propio ser.

Comienza el programa para que el alma siga adelante con la cooperación de la personalidad. Todos los planetas que rodean al Sol, se mueven de acuerdo con un orden. De modo que los centros planetarios en nosotros también tendrán que adoptar esta disciplina para encontrar el alineamiento de estos cinco planetas principales.

Tres de ellos se relacionan con el torso inferior; dos se relacionan con el torso superior; en eso consiste todo el discipulado. El discipulado se relaciona esencialmente con el habla, y luego con la acción con amor y la buena voluntad en acción, que se genera desde el corazón. Luego llega la cooperación de la mente que está en el plexo solar. La fuerza para conducir el trabajo proviene de Marte, y Saturno nos dará la clase de ritmo que nos permitirá seguir avanzando.

Por eso, con ese propósito, se ha dado en todos nuestros grupos la enseñanza relacionada con todos los planetas, para que puedan seguir la disciplina de esos planetas. Las enseñanzas que doy en el nombre de los planetas, no pertenecen a la astrología como tal, no son sólo de la astrología. Se relacionan con nosotros, y entonces nosotros podremos relacionarnos con ellos y con toda la disciplina planetaria y seguir avanzando. Esto nos permitirá llegar al centro de la cabeza.

De modo que tendrán que ponerse en orden el centro laríngeo gobernado por Mercurio; el centro del corazón gobernado por Venus; el plexo solar gobernado por la Luna; el sacro gobernado por Marte, y el centro base gobernado por Saturno.

En la cabeza tenemos dos centros, dos centros mayores. Uno es Ajna, donde podemos visualizar al Sol. El Sol no es otra cosa que el alma. Tú eres el alma y tienes la facilidad del habla, tienes la capacidad de la compasión y te reflejas en el torso inferior para actuar en el mundo. De modo que tú eres el Sol, y te relacionas con Júpiter, que está en la parte superior de la cabeza. Júpiter es el Maestro, también se dice que es divino. Desde lo divino recibes instrucciones para Ajna, y luego las transformas a través de tus palabras y acciones. Para ello, los tres centros inferiores tendrán que cooperar.

Por lo tanto, hay un lugar para la personalidad, un lugar para el alma, y un lugar para el alma que está conectada con la súper-alma. Así es como tenemos un orden en los siete centros: Júpiter en el Sahasrara, El Sol en Ajna, Mercurio en el centro laríngeo, Venus en el centro del corazón, la Luna en el plexo solar, Marte en el centro sacro, y luego Saturno en el centro de base. Todos ellos tendrán que estar alineados. Cuando ocurre ese alineamiento, todo es posible. Es sólo para este alineamiento que estamos haciendo las prácticas, variedad de prácticas.

El primer paso es hacer que el cuerpo físico esté apto para recibir la luz. Sólo algunas prácticas, cultos y rituales arbitrarios no pueden ayudarnos, porque hay una forma científica de hacerlo. La forma científica de hacerlo es la que los Maestros están impartiendo, y nosotros tenemos que tomar en serio todos los pasos sencillos, y resguardarlos. En lugar de hacerlo, la gente trata de usar la energía para (adquirir) más y más confort, lo cual no tiene fin. Todas las plegarias están solamente para buscar comodidad personal.

Somos tres en uno: la cabeza es cósmica, el torso superior es solar, el torso inferior es planetario. Las enseñanzas del Maestro Djwhal Khul siempre hablan de tres pasos: planetario, solar y cósmico. En sánscrito se dice: Bhur, Bhuva, Swaha. De modo que hay una parte que es la personalidad en nosotros, está el área relacionada con el alma, y está el área donde el alma tiene la facilidad de relacionarse con el Padre en los Cielos. Tenemos que recordarlo y relacionarnos regularmente con ello. Cuando lo hacemos, en nuestras meditaciones nos moveremos sobre todo en la columna vertebral. Nos moveremos a través de todos los centros. Relacionándonos con estos centros en la columna vertebral podremos obtener estas energías.

Necesitamos avanzar en la luz, porque esta es una oportunidad. La crisis del mundo es una oportunidad para las iniciaciones. Por lo tanto, aprovéchenla y recuerden que el corona (covid-19) nos visita una y otra vez, debido a que una y otra vez, sobre una base diaria, seguimos haciendo las mismas cosas que causan la propagación de la enfermedad.

Cuando los tres en nosotros están alineados se nos considera un Adepto. Eso significa que cuando el hombre externo, el hombre interno y el hombre Divino están alineados, se considera que somos un Adepto. Pero, estamos desconectados entre la persona interna y la persona externa; existe un tipo de desconexión y tenemos siempre tantas cosas que esconder. La Era de Acuario exige que seamos tan transparentes como sea posible. Desde el punto de vista del grupo, cuando pensamos en un grupo, pensamos en tres y pensamos en los tres en nosotros; somos uno en tres y tres en uno. En aquel en el que los tres son uno, y uno existe como tres, en él el trabajo se ha cumplido; ha alcanzado la plenitud. Es entonces cuando nace el Adepto.

Hasta entonces, tenemos que asegurarnos de no entretener conflicto dentro de nosotros, de no entretener algo por el bien del orden social pero sin creerlo internamente. Aquello que crees en tu interior debes seguirlo; entonces, tendrás menos conflicto contigo mismo. A menos que este conflicto se disuelva en ti, serás un conflicto para el grupo. Cuando existe conflicto dentro de nosotros, ese conflicto lo extendemos al entorno. Por lo tanto, no pienses que ser un grupo es tan fácil. Formar un grupo exige construir en el interior y tener armonía dentro y entonces transmitir esa armonía al entorno. Si vas transmitiendo conflicto a tu alrededor eres más un fastidio para el grupo que una persona que contribuye a la armonía del grupo. Lo importante es qué tipo de alineamiento tienen.

¿Seguimos al hombre subjetivo o al hombre objetivo? ¿Quién debe seguir a quién? Para el hombre objetivo, cada vez la vida termina en una encarnación. Para el hombre subjetivo, su vida continua existiendo porque el hombre objetivo no cumplió los propósitos de las propuestas subjetivas y entonces tiene que entrar en otro cuerpo. El viaje del hombre subjetivo es una viaje eterno y el hombre objetivo no es más que una formación que surge del hombre subjetivo. Por lo tanto, hacer que el hombre objetivo esté subordinado a las necesidades del hombre subjetivo es un Gran Trabajo.

El hombre subjetivo necesita la cooperación del hombre objetivo. Entonces, quién debe obedecer a quién es la cuestión. El hombre subjetivo dice: “Alineémonos con lo Divino”.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *