Rincón Luz del Alma (5)

rincon-luz-del-almaDespierten, despierten , despierten… (Sathya Sai Baba)

Despierten, despierten, no hay tiempo para dormir, han estado dormidos y soñando por miles de vidas.

Si no despiertan ahora, puede que esta oportunidad no se presente nuevamente por miles de años. La separación ya no es lo que mandan los tiempos, la experiencia ha terminado. Quiero que todo YO regrese y se funda en el Ser único…

A muchos de ustedes les di la ventaja de una niñez infeliz, con conflictos, con separación de sus padres, con separación de sus madres. Al hacer esto les he quitado la tentación de apegarse a padres mortales o a una situación familiar específica. Los deje con una sola opción, la de apegarse a Dios, ¿por qué no aprovechan esta oportunidad, en vez de buscar continuamente estas relaciones que nunca los pueden satisfacer?

Aunque su niñez haya sido tan idílica como les hubieran gustado, no es el amor de su madre lo que necesitan. Su deseo más profundo e intenso es el de volver a ustedes mismos, de amarse a ustedes mismos, de llegar a ser el Ser, la Conciencia y la Bienaventuranza, que es lo que siempre serán…

Dejen el pasado atrás, ya no traten de obtener de otros lo que creen que les faltó en su niñez o matrimonio. Nunca encontrarán a nadie que sea suficiente, ni siquiera Yo…

Ámense a sí mismo, Conózcanse. Solo ustedes mismos serán suficientes, porque Yo los amo una y otra vez…

He movido prácticamente Cielo y Tierra para atraerlos hacia mí y les estoy pidiendo a todos mis devotos que repitan el Mantram: SO HAM – YO SOY DIOS.

Ahora les pido específicamente que sigan esta orden, será más útil que cualquier cosa que puedan hacer. Recuerden que Yo los amo. Ámense a sí mismo.

El Mayor de los Milagros (Osho)

Un recordatorio para no enredarse con fenómenos psíquicos, ataques de felicidad suprema, milagros. No los tomes como indicaciones de que has llegado a ninguna parte. No existe lugar alguno al cual llegar. Sólo sé como de costumbre y goza.

Se cuenta de Rinzai: Uno de sus discípulos se hallaba hablando con el discípulo de otro Maestro religioso, el cual dijo: “Nuestro Maestro es un hombre de milagros. Puede hacer cualquier cosa que desees. He visto muchos milagros que ha hecho, yo mismo he sido testigo. ¿Qué es lo grandioso acerca de tu Maestro? ¿Qué milagros puede hacer?”.

Y el discípulo de Rinzai dijo: “El mayor de los milagros que puede hacer mi Maestro es el no hacer milagros”.

Medita sobre esto: “El mayor de los milagros que puede hacer mi Maestro es el no hacer milagros”. Cuando comienzan a suceder los poderes milagrosos, sólo los débiles los ejercerán. Es un gran engaño. El más fuerte no los ejercerá, porque sabe que se trata de otra trampa. Nuevamente el mundo intenta tirarlo hacia atrás. Esta es la penúltima trampa. Si puedes evitar las energías psíquicas, silenciosamente, como un testigo, si puedes pasar al lado de ellas sin ser atrapado, sin que te aprisionen, sólo entonces llegarás a casa.

La Llave que abre los Portales (Trigueirinho)

meditacionAl venir al mundo material el hombre trae consigo, oculta, la llave de su origen cósmico. La historia de esta humanidad fue, y es, dolorosa porque esa llave interna quedó en el olvido, aunque siempre haya sido posible reencontrarla.

La fe, irrestricta e incondicional, en la existencia de una Inteligencia Suprema por encima de todas las cosas es uno de los medios para descubrir dicha llave, pues abre el camino que conduce a la percepción de la inmortalidad. Esa fe es portadora de energías sutiles que introducen a la persona en una vida regida por leyes superiores a las materiales.

El karma se va transformando de a poco con el cambio de actitud del hombre. Sin embargo, lo que se puede llamar real transformación del karma se basa en esa fe, y es llevada a cabo por jerarquías que inspiran a la vida externa para cumplir designios cósmicos. Cuando esta transformación ocurre, el ser se libera relativamente de vínculos compulsivos físicos, emocionales y mentales, y puede encarnar con propósitos muy definidos, como por ejemplo, el de servir al plan evolutivo.

A medida que el ser humano crece en conciencia, su comprensión acerca de la ley del karma va cambiando. Deja de verla como mero instrumento para compensar errores cometidos en el pasado y reconoce que es un medio infalible y de extrema utilidad para realizar la meta superior de la vida. Comienza a descubrir esta meta cuando profundiza el desapego. Empieza a notar que la ley del karma está presente en diversos niveles de existencia y que actúa de diferentes formas; desde entonces coopera con ella de manera inteligente, sin resistirse a la transformación que propone la voluntad mayor. Ya no es sólo actor en el propio destino, sino colaborador efectivo de la evolución, un verdadero creador.

Basados en la fe, nuestra constitución material y psíquica puede cambiar por completo y reencontrar gradualmente la llave que abre los portales de nuestra realidad inmortal, donde ya no existen el ayer ni el mañana, tan sólo existe el eterno presente, sin karma. La fe es un faro que domina todo el trayecto por las tortuosas veredas de los mundos materiales, conduciéndonos siempre a leyes superiores a la del karma.

Un considerable número de almas se empeñaron en clarificar el karma durante varias encarnaciones y, en el momento actual, sus personalidades podrían estar regidas por leyes superiores; a pesar de eso, permanecen bajo la ley del karma debido a la inercia o a la falta de osadía para asumir un nuevo estado.

En general, se trata de seres que han madurado por la experiencia y que no se dejan llevar por la maldad que caracteriza a la mayoría (polarización), pero algunas conductas tradicionalmente aceptadas y consideradas como positivas que ellos adoptan, impiden que se sumerjan en lo desconocido. Para esos seres, las responsabilidades personales tienen tanto valor que relegan a segundo plano las obras de cuño espiritual y de alcance universal.

Aquellos que demoran en abandonar lo que ya no les corresponde, a veces son impulsados a salir del letargo a través de la pérdida compulsiva de bienes o de la ruptura inarmónica de ciertos lazos afectivos. Para la personalidad, estas privaciones pueden resultar un sufrimiento, pero para el yo interno, que tiene a la vista desenvolvimientos más profundos y libres, es una oportunidad esperada por mucho tiempo.

Los impulsos enviados desde lo Alto para esas separaciones nunca llegan prematuramente; aguardan que la personalidad tenga fuerzas suficientes para asumir la etapa que se abrirá, con el mínimo de posibilidades de retroceder. Cuando los seres superan el limbo de las vivencias repetidas, donde todo parece ya conocido, experimentan la plenitud que sólo la ausencia de vínculos personales puede proporcionar.

Disolver los lazos que atan la conciencia al ego, con sus hábitos y vicios, ir más allá de lo que es posible para la mayoría, renunciar a las propias ideas, opiniones y gustos, y despojarse de todo lo superfluo adquirido a lo largo de la vida, exige una voluntad férrea. Pero sólo así se consigue llegar a las leyes mayores, bajo las cuales el karma no existe.

En el Nuevo Testamento se dice que los llamados para seguir al Maestro eran exhortados a no perder tiempo mirando para atrás y a anunciar el reino de Dios. Los que son capaces de ejercer la voluntad al punto de hacer esto, experimentan una indescriptible levedad, y las tramas del karma ya no les impiden anunciar ese reino mediante obras de tenor trascendente.

Pasado el momento del acto de desapego, se puede reencontrar de manera inconcebiblemente más elevada y esencial lo que se dejó. Estamos unidos a una Conciencia que lo abarca todo. Entre los factores que nos impiden percibir esa unión real de todas las partes de un Todo está la costumbre de la convivencia en sentido común y los recuerdos de hechos del pasado. Todo esto puede continuar presentándose después del acto de desapego, en caso de no haber rechazado con decisión.

Las expansiones de conciencia y la adopción de metas universales reducen la influencia de la ley del karma; aunque, en realidad, desde un punto de vista estricto, ella sólo deja de actuar por completo cuando la conciencia se une con firmeza a la Fuente de la Vida donde todo se percibe dentro del Todo. En ese estado ya no hay separación entre transmisor y receptor, diferencia entre Creador y criatura. Es una condición muy interna, imposible de describir con palabras, y sólo se revela a los que tienen el coraje de emerger del comportamiento trivial de la mayoría.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Si te ha gustado la Publicación: ¡INViTANOS A UN CAFÉ!

Centro Escuela Claridad

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.