Gran Transición

con 4 comentarios

monika-lee

Parte 1.

[Alberto] ¿Cómo podemos convertirnos en guardianes de la tierra y no abusadores de la tierra? ¿Cómo podemos cambiar la historia humana en este planeta? Ustedes tienen acceso a fuentes superiores que muchos de nosotros no tenemos. ¿Cómo sienten que podemos ser parte de esta gran transición hoy en día que está viviendo la humanidad?

[Lee] Es una pregunta interesante, porque ahora, yo pensaría, que el momento es absolutamente perfecto para este tipo de discusión. La Tierra se ha detenido realmente. Se podría pensar en una fábrica que estaba produciendo productos y haciendo las cosas a su manera durante años y años. Y paró la fábrica, y esto es algo que ha venido incluso de las fuentes superiores y que fue realmente planeado.

Ahora, la gente puede no creerlo, pero tenemos una oportunidad, cuando la fábrica se detenga, de reexaminar lo que estamos produciendo, por qué lo estamos produciendo, y lo que realmente estamos haciendo. Y esto da, creo, una oportunidad especialmente para hablar. Estamos hablamos de esto, y es que, de todos los sistemas de este planeta que puedes nombrar, creo que hay siete u ocho, que son sistemas religiosos, que son sistemas espirituales, ninguno de ellos incluye a la Tierra como papel fundamental en todo lo que hacemos. Ninguno de ellos. Es un socio en todo lo que hacemos. Y sin embargo, yo diría que en el mundo occidental de la religión hay tan pocos que creen esto.

Es hora de reexaminar las energías que nos rodean, ya sea que lo llames espíritu o Dios, o los sistemas que crees que existen, y empezar a incluir el planeta. Eso es lo primero que yo diría. Es una conciencia de lo que es el planeta, y se convierte en un compañero. Y si empiezas a ver eso y empiezas a entenderlo, cambia tu perspectiva, totalmente, sobre lo que puedes hacer por el planeta y por ti mismo.

¿Qué hace un guardián de la tierra? Además de ser consciente del planeta, de todo lo que le rodea, y su energía, te apoya, es una parte de nuestra tranquilidad, es parte de nuestra sanación. Me gusta decirle a la gente… Y si puedo decírselo por un momento… Soy un canalizador. Y hemos dado la vuelta al mundo muchas veces. Pero nuestros lugares favoritos a los que vamos en Sudamérica, hay muchos lugares, pero allí vas a encontrar muchos indígenas. Y cuando los encontramos, tratamos de entrevistarlos, si quieren hablar con nosotros. Y esto va incluso desde el centro de Australia en Uluru hasta Chile, y donde hemos estado, por supuesto, Perú y todos estos lugares. Intentamos reunirnos con los chamanes. Y los entrevistamos, y decimos: “¿Qué es lo más importante? ¿Qué necesitamos saber? ¿Cuáles son sus profecías?”.

Y esta gente, que ni siquiera se conocen entre sí, suelen tener el mismo tipo de ceremonias, los mismos tipos de profecías y los mismos mensajes. Y el mensaje siempre ha sido, nuestros antepasados y toda la sabiduría del planeta está en la tierra de la Tierra. Quiero decir, piensa en eso. Si quieres saber ¿por qué es que este planeta sigue repitiendo y repite, y repite la guerra? ¿Por qué las civilizaciones de aquí no tienen esperanza, por qué piensan que la historia siempre se repetirá?

Y la respuesta, en mi opinión, es porque perdiste lo que los ancestros tenían, que era donde está la sabiduría para detener esto. Y la sabiduría para detener esto está en el planeta. Está en la tierra de la Tierra, y hay mucho más, pero estoy tan impresionado con lo que los indígenas tenían para decirnos. Hay algunos lugares a los que fuimos que son específicos para nosotros, de los que somos muy conscientes, Perú es uno de ellos. Pasamos tiempo con Nicolás Pacar, que era un chamán de allí de la tribu Q’ero, nos hizo pasar por sus ceremonias, y nos mostró lo que ellos hacen.

[Alberto] “En todas las tradiciones indígenas la Madre, la Gran Madre, está en el centro de todo, y la Gran Madre trabaja en colaboración. Sabes, la evolución es un proceso colaborativo, simbiótico. No un proceso parasitario como el que hemos tenido los humanos con la Tierra”.

[Mónica] Y me encanta, Lee, que hayas empezado la conversación diciendo: “¿Cuántas religiones o sistemas de creencias incluyen al planeta como parte de su sistema espiritual?”. Me encanta que hayas mencionado eso porque mi formación comenzó trabajando como guardabosques en los parques nacionales de Australia y un poco en Nueva Zelanda durante más de 15 años.

Me encontraba absolutamente en el cielo, saliendo a la naturaleza todos los días, estar tan conectada con el planeta y sin embargo no tenía un componente espiritual. Yo era una verdadera ecologista. Y estaba mirando todos estos problemas que tenemos con el medio ambiente y me enfadaba tanto cuando veía… gente que hacía cosas para dañar el medio ambiente, y contaminar el medio ambiente, y estaba tan molesta por el número de especies que se han extinguido por culpa de la acción humana.

Y así, para mí, tenía esa conciencia ambiental, pero no tenía ese componente espiritual. Así que creo que también es parte de ser un Guardián de la Tierra, se trata de integrar la energía de la Tierra y reconociendo que hay una conexión con el espíritu, con el creador, existe una energía vital… más allá de los animales y las plantas que ves.

Hay una profunda conexión y cuando empecé a mirar en cómo los indígenas australianos, los aborígenes, han existido en mi país desde hace más de 40.000 años, esto me dejó sin palabras, que hubiera visto 200 años de asentamiento europeo y lo destructiva que fue su fuerza para el entorno que lo rodeaba y sin embargo, teníamos una cultura que todavía está presente hoy en día, que fue capaz de vivir el momento durante 40.000 años.

¿Cuánta armonía hay que tener con el planeta y con los demás para que la longevidad de una cultura o sociedad exista?

Si te gusta la Publicación, dale clic al café: ¡INVÍTANOS A UN CAFÉ! (pesos ARG)

Centro Escuela Claridad

Y una de las cosas que me encanta cuando hablas de la cultura aborigen, es que no separan… el espíritu de cualquier cosa.

Entonces, si les preguntas cuál es su religión o cuál es su espiritualidad, no pueden definirlo, porque todo está conectado, todo es espiritual. Y cuando les preguntas quién es el dueño de este pedazo de tierra, no pueden decirte de quién es, porque es un recurso de todos. Es un concepto totalmente diferente a lo que tenemos y por eso me encanta cómo esta conversación comienza con los sistemas espirituales, los indígenas…

[Alberto] Absolutamente. Esto es muy importante, porque en occidente aprendemos que el espíritu está en el cielo. Sabes, recuerdo que cuando era pequeño yendo a la escuela dominical, y aprender la oración del Señor, que es nuestro Padre que no está aquí, no por aquí, tú estás en otro lugar. Y en las culturas indígenas el espíritu está en todas partes. Y lo infunde todo, todo es parte del espíritu, es inseparable de, y no hay separación como la que tenemos en occidente entre el cuerpo y la mente, o el cuerpo y el espíritu. No hay separación alguna, y siento tan fuertemente que parte de nuestra sanación en Occidente tiene que ver con la reunión de estas partes que han sido separadas unas de otras.

[Lee] Exactamente lo que enseñamos. Y eso es exactamente lo que creo que es el tema.

Parte 2.

[Lee] Soy un ingeniero. Y me convertí en lo que llamarías espiritualista hace 32 años. Y me llevó mucho tiempo para que yo reescribiera mi historia o mi narrativa para incluir el planeta. Cuando lo hice, algo sucedió, y sucedió hace algunos años cuando estaba en Tasmania en una selva tropical. Estaba solo allí, Mónica se había apartado para hacer otra cosa, y yo estaba solo en esta selva. Y me sentí abrumado por una idea y entonces vi algo. Y la idea era esta: que cada aliento que tomaba provenía del musgo, y del liquen, y de los árboles que me rodeaban.

De hecho, había tanto oxígeno en el aire que era casi eufórico. Y entonces, estaba exhalando el mismo alimento que necesitaban los árboles. Y que estábamos en una unidad, estábamos combinados en una coherencia. Ellos nos necesitan, nosotros los necesitamos. Y fue simplemente… de repente, me di cuenta que había un tremendo amor y puedes llamarlo como quieras.

El planeta nos ama. Nos necesita. Y el planeta nos conoce. Y ahora hay algo de ciencia que dice que el planeta siente nuestra conciencia, que el planeta realmente entiende quiénes somos. Y no se devuelve. Y si pudiéramos devolver eso de una manera que los indígenas hicieron, y aprender la coherencia allí, de que no hay diferencia.

En primer lugar, en mi opinión, está la Madre Tierra aquí por una razón, hay un campo femenino. Un campo de parto. Un campo al que pertenecemos, y quizás hayamos nacido del polvo de la Tierra.

Y volvimos a la tierra de la Tierra. Y entonces, cuando tuve esa epifanía y realmente sentí que estábamos respirando juntos, algo pasó, y entonces vi a los elementales. Esa fue la única vez, Alberto, que había visto algo. Yo no veo cosas, pero los vi allí. Y son tan interesantes.

Bailan alrededor. No te dejan mirarlos (risas). Son periféricos. Y cuando vas a girar la cabeza se mueven a otro lugar. Pero están ahí. Y era una señal, un símbolo. Creo que hay una multidimensionalidad en este planeta, al igual que existe en nuestra estructura celular.

Sabes, los biólogos cuánticos han demostrado que tenemos una estructura celular, somos multidimensionales, también lo es el planeta, y tengo que ver la danza de la vida a mi alrededor, sólo para darme un guiño que dice: “bienvenido a casa”.

[Alberto] Qué bonito regalo has tenido. Es un placer poder ver en ese mundo invisible, y los chamanes con los que he trabajado, dicen que no hay ningún mundo sobrenatural, sólo existe el mundo natural. Y hay una dimensión visible en él, y una dimensión invisible. Pero todo es natural, es todo parte de la naturaleza que entra en el reino invisible. Y se te ofreció una visión, qué hermoso regalo.

[Lee] Y tienes toda la razón. Tenemos eso, incluso lo llaman velo, en el mundo occidental. Y eso nos separa de lo sobrenatural, no existe lo sobrenatural. Porque todo es, como tú dices, muy natural. Sólo depende de nosotros. Esta es una de las cosas que digo que me pasó…

La gente dice: “¿Qué pasó? Eras un buen hombre cristiano, y de repente te volviste extraño y raro, y dejaste el redil”.

Y los miro, y digo: “Aprendí que todas las cosas que eran hermosas sobre Dios y el espíritu siguen estando ahí. No he borrado eso. Dios sólo se hizo más grande”. Que todas las cosas que había aprendido sobre el amor, y la coherencia, y todas estas cosas, y cómo vivir una vida más tranquila se hizo más grande.

Y así es como me siento. Y parte de la grandeza que ocurrió fue mi conexión con el planeta. Me llevó muchos, muchos años y una comprensión. Estar con los indígenas es muy, muy interesante. No son evangelistas. Un indígena te llevará a través de una ceremonia y te explicará suavemente lo que está pasando y te lo deja a ti: ¿lo entiendes? ¿No lo entiendes? ¿Participas? ¿No participas? Y no te van a golpear y decirte que entiendas lo que hacen. Tiene que ser una ocurrencia natural, un “ajá”. Una toma de conciencia, un despertar: “¡Oh, Dios mío!” (risas).

[Alberto] Se basa en la experiencia y no en las creencias, que es gran parte de la base de nuestra mitología occidental, ya sea en la religión o incluso en la ciencia, se basa tanto en la creencia y no en la experiencia directa.

[Lee] Correcto. Las ceremonias por las que hemos pasado son todas metafóricas. Lo son… Nos estamos dando cuenta de esto también en los indígenas. Si no entiendes por qué hacen la ceremonia, entonces sólo tienes que pasar por ellas. Cada uno de ellas es un efecto para tomar una mente lineal de nuestra experiencia a una situación multidimensional donde tenemos una experiencia “ajá”. Sobre nuestra madre, o nuestro padre, o sobre el planeta. O sobre el miedo, por ejemplo.

Hemos pasado por algunas cosas ahí. Y todo se trata de resolver un rompecabezas, y el rompecabezas somos nosotros. En nuestras mentes las ceremonias nos llevan a través de algo para que tengamos una mayor conciencia de lo que significa. Así que no es sólo bailar, no es sólo hacer ciertas cosas, es una herramienta, es un catalizador, para que alguien despierte a algo más grande. Así es como veo la ceremonia.

[Mónica] Y me encanta que lo que hace es reavivar. Dentro de nosotros, tenemos una capacidad innata para conectar con la Tierra de una manera profunda. No son ciertos individuos que tienen esto. Son todos los humanos que llegan al planeta que tienen la capacidad de conectar de una manera profunda con la Tierra. Y a menudo estas ceremonias serán un catalizador para profundizar una conexión ya innata que tienen y que comparten.

Me encantaría compartir con nuestra audiencia dos formas muy sencillas que he experimentado de una conexión más profunda con la Tierra. Una de ellas proviene de los indígenas de Australia, un anciano aborigen al que escuché hablar sobre esta forma de conectar con el planeta, y era muy simple, y lo experimenté por mí misma.

Así que, aquí está la invitación a escuchar (leer) lo que es esto y tal vez lo intentes en tu propio espacio y a tu propio tiempo. Pero esencialmente es encontrar un lugar en la Tierra y conectar con tu ombligo, con tu zona que tenía el cordón umbilical.

Encuentra un lugar donde puedas acostarte en el suelo y conectar con la Tierra, y visualiza… que la Madre Tierra es como la placenta que tuviste en el útero, y visualizas la conexión de una manera muy profunda con este cordón umbilical hacia arriba y a través y dentro de tu ombligo.

Y sólo eso, sólo cuando sales y experimentas eso, es algo que puedes hacer individualmente y en privado, y nadie sabe lo que estás haciendo. Podrías estar simplemente acostado tomando el sol en el suelo para cualquier propósito de que la gente te mire. Pero es una forma muy poderosa de conectar con la Tierra.

Así que, sólo lanzo esto a ustedes para que puedan empezar a experimentar con sus propias y únicas formas, que puedan empezar a crear una forma de Sentir esa relación profunda. Una cosa es oír hablar de ello, pero otra completamente distinta es sentir en tu propia y única, hermosa y personal experiencia, porque Gaia está preparada para escucharte.

[Alberto] Eso es hermoso. Muchas gracias, Mónica, y mientras hablabas, tuve la imagen de un niño volviendo con su madre. Y la madre está tan feliz de que el niño haya vuelto, y devolviendo esa gratitud. Qué hermosa práctica. Gracias por compartirla.

Parte 3.

[Mónica] ¿Hay alguna práctica que hagas que pueda ayudar?

[Alberto] Sabes… para mí… solía bendecir mi comida. Ahora, creo que muchos, si no la mayoría de nosotros que estamos viendo (leyendo) esto, bendecimos nuestra comida. Entonces, me puse a pensar el otro día, tal vez debería pedirle a mi comida que me bendiga (Lee se ríe). Así que yo sólo… abro mi corazón y recibo esas bendiciones de la Tierra. Y ese combustible es una especie de sustento, y el alimento que estoy recibiendo, alimento espiritual en el centro de mi corazón.

Y entonces, cuando como ya no pienso en la comida. Pienso en estas diferentes hermosas plantas que me ofrece la Madre que me da su cuerpo. Literalmente, este es su cuerpo que nos está dando, y tanta gratitud. Así que, sí. Estoy muy, muy feliz con mi nueva práctica de rezar con los regalos que la Madre me da.

[Lee] Y te digo una de las ceremonias más profundas con el chamán Q’ero en Perú que hicimos. Uno que no olvidaré es cuando estábamos en el campo, estábamos de pie en la ladera de la colina, y el chamán baja la mano y toma un poco de tierra, un poco de tierra, y se la pone en los labios. Luego, se queda callado por un momento. Y entonces, decimos: “¿Qué fue eso?”. “Estás probando la tierra. ¿Qué es esto?”. Y él dice: “No, no, no. No estoy saboreando la tierra. Estoy en contacto con mis ancestros”.

Y entonces, procedió a darnos una verdadera enseñanza, y dijo que toda la sabiduría que se ha producido en el planeta está en la tierra. Y entonces, es un planeta multidimensional. Si crees eso, entonces puedes tomar la tierra y ponerla en tus labios, y entonces las cosas se te ocurrirán, como en los deseos y los despertares, si estás en contacto constante con el planeta.

Esto era nuevo para mí y realmente me hizo pensar en ello. Me lo creo. Realmente lo creo. Incluso en las escrituras, en las escrituras cristianas. Es, ya sabes, polvo al polvo. Eso es lo que es. Ahí es donde estamos, en una forma multidimensional. Y así, de repente, se me ocurrió que esto es, de hecho, donde…. la pieza que faltaba, es que necesitamos sabiduría para atravesar este próximo tiempo.

Sabiduría que nunca tuvimos antes, y no queremos repetir la historia. Una de las cosas que mis fuentes han dicho una y otra vez es: no esperes que lo que ha sucedido en el pasado moldee lo que va a suceder en el futuro. Porque si en verdad esperas eso, eso es lo que va a suceder. Así que, en ti, la energía de tus pensamientos es profunda. Va al campo, va al planeta.

Puedes crear lo que sucedió en el pasado, de nuevo, si quieres, pero también puedes cambiarlo por completo. Y parte del cambio que esto va a ser, es la conexión con el planeta. Ahora bien, si vives en la ciudad de Nueva York y escuchas esto, dices: “Bueno, yo vivo en el piso 83 (risas). ¿Cómo voy a conectarme al planeta?”.

Y hay tantas maneras. No necesariamente tienes que ir a la tierra. El planeta es inteligente. Y hay tierra a tu alrededor. Puedes ir al parque si quieres. O puedes salir de la ciudad y hacer esto. Pero es una invitación a asociarse, con un compañero que creo tiene la mano extendida. Y siempre lo ha hecho. Para decir: “¿Vas a reconocer el resto de la historia o no? Que soy parte de ti y siempre he sido parte de ti”.

Y este es el futuro del planeta para empezar a reconectar y escuchar lo que dicen los indígenas. Mucha gente lo malinterpreta, Alberto. Piensan: “Bueno, ahora tengo que convertirme en un indígena”, y yo digo: “¡No!”. Esto es moderno. Puedes ser tan moderno como quieras, puedes vestirte como quieras. Inventa tu propia ceremonia si lo necesitas, para conectarte, porque todos somos individuales, todos somos únicos, y todos podemos hacer esto sin ir a una ceremonia indígena.

Puedes aprender mucho de ellos sobre lo que se trata, y lo que significan estas cosas, y cómo, tal vez, tener una mejor conexión con el planeta. Lo han descubierto. Y los indígenas han estado haciendo esto durante cientos de años.

Y de nuevo, volveré a una afirmación que hice antes. Es en todo el planeta, no tenían Internet, no tenían teléfonos ni telégrafos, y sin embargo, en todo el planeta, escucho lo mismo de ellos. Oigo las mismas historias de ellos. Es casi como si estuvieran conectados entre sí por el planeta.

Y recibieron la intuición, la sabiduría de cómo vivir, cómo tener paz, cómo avanzar, cómo tomar decisiones, todo junto, como si todos estuvieran conectados a una Internet del planeta. No sé cuántas personas ha tenido esa visión, o podrían decir que han estado alrededor del planeta y han hablado con tantos indígenas y que todos tenían el mismo plan. Y muchos tienen las mismas profecías.

[Alberto] Y ahora, tenemos la ciencia, que nos da un modelo, una explicación para ello, que dice: “Oye, todos somos parte de este campo cuántico. Cada pensamiento, cada acción impacta el Campo, impacta el pasado y el futuro”.

Así que tenemos una explicación para ello, pero aún no sabemos cómo hacerlo. Podemos explicarlo, pero no podemos hacerlo. Y los indígenas pueden hacerlo, pero no pueden explicarlo.

[Lee] Sí, eso está muy bien (risas). Bueno, por esa ciencia, sabemos lo que es la coherencia. Conocemos la ciencia de la medición de la coherencia. Y eso es de humano a humano. Ese es el camino. Así que necesitamos tener coherencia con el planeta.

Tenemos que tener una conexión en la que podamos sentirla. Y la gente dice: “Bueno, ¿cómo lo hago?”. Empieza de forma sencilla. En primer lugar, lo reconoces. En segundo lugar, mi deseo… Mi intuición dice: “Quiero conectar con el planeta”.

Si simplemente cierras los ojos y empiezas a tener este tipo de pensamientos, es como ejercitar un músculo. Muy pronto se vuelve un poco más claro, más intuitivo, y entonces empiezas a recibir energía. Empiezas a darte cuenta de que hay una coherencia allí, oh Dios mío.

Sabes, un “abrazador de árboles” sabe exactamente de lo que estoy hablando (risas). Y puede que no tengan espiritualidad o sistema espiritual, pero saben que cuando están en la naturaleza, es cuando mejor se sienten.

[Mónica] Me encanta la analogía del abrazador de árboles. Kryon, a quien Lee canaliza, dio un hermoso mensaje cuando estábamos en Irlanda. Tienen lo que se llama un tejo, y se supone que es un árbol de la sabiduría y tiene mucha sabiduría. Así que, todos nosotros, como grupo, estamos atraídos por este árbol, todos lo abrazábamos y amamos a este árbol.

Y ahí es donde Kryon dio algunos hermosos mensajes que hablaban del árbol y cómo no grita: “Oye, tú, por ahí, ven hacia mí”. No agita sus ramas y trata de atraer su atención hacia ti. Simplemente se queda ahí con paz, equilibrio, sabiduría, y la invitación es a venir, sentir, conectar y sentirlo, ó no.

Es la libre elección la que te invita a abrazar ese árbol, y a conectarte con su sabiduría, la paz, el equilibrio y la tranquilidad. Y la analogía que dio Kryon es que tenemos esa oportunidad como humanos de ser como ese árbol. Mientras caminamos por el supermercado, mientras nos preguntamos por cualquier sitio, si irradiamos paz, equilibrio, sabiduría, otros lo sienten y lo perciben, sin que tú tengas que decir una sola palabra. Sí.

[Alberto] Gracias, Mónica. Y gracias por compartir esta hermosa enseñanza de Kryon también. Permítanme preguntarles a ambos, ¿hay alguna enseñanza de Kryon que puedan compartir con nosotros, que pueda ayudarnos a navegar a través de estas aguas turbulentas que estamos atravesando, y hacernos… y ofrecernos el camino para ser más sostenibles en la Tierra?

[Lee] Hay un mensaje que lleva dos años en el mundo occidental. Hay una agenda y es una agenda de codicia (la agenda 2030), ahora mismo en el planeta, para que veas las noticias. Ahora, esto puede no ser lo que esperabas, pero la cosa es:

Si te gusta ver las noticias y todo eso, hay una agenda para asustarte. Deja de verlo. No vas a poder conectar con nadie ni con nada si tienes miedo todos los días cuando enciendes la televisión.

Hay algunas personas que están pegadas a la televisión y quiero decírselo a la gente, he estado en este negocio durante mucho tiempo, antes de ser un canalizador, que la televisión, las noticias, el entretenimiento, no son periodismo. Te van a dar las peores noticias posibles, y la rodean con bellas imágenes y música. Y te asustará hasta la muerte. Y la agenda no te van a dar las buenas noticias.

¿Dónde están las buenas noticias? Hay muchas en este planeta. No estás recibiendo nada de eso. Apágalo, eso es lo primero. Estar en paz con uno mismo. Entonces, si puedes apagar eso, obtén tus noticias de Internet y léelas. La gente que escribe estas cosas son periodistas, no animadores.

Y así, vas a tener una mejor idea de lo que está pasando si necesitas saberlo, y lo hacemos. Entonces, tienes más posibilidades de caer en tu corazón y tener paz sobre lo que sucede en el planeta, en lugar de preocuparte por lo que viene.

Y cuando empiezas a hacer eso, despejas los tableros, diría yo, para algo más grande. Es entonces cuando empiezas a decir: ¿es posible que algo se me haya pasado por alto? Y es entonces cuando dices, o yo diría, y Kryon diría: “Sí. Lo que te has perdido es el espíritu. Es más grande de lo que crees”.

Y no está en el cielo, está rodeándote, y tú eres espíritu. Eres parte de la Fuente creativa y también lo es el planeta, todos los animales, todos los árboles, la tierra de la Tierra. Tienes un compañero de apoyo y puedes tener paz sobre todo ello.

Pero esta agenda para que veas las noticias, se trata de anuncios y todo, y te golpeará y pondrá una manta… una manta sobre tu percepción de todo lo que está ahí. Te hace enfadar, te hace argumentar, pueden darte opiniones que están programadas.

Así que, estamos literalmente programados por lo que vemos y las cosas que nos rodean. Así que desconecta, desconecta. Y cuando puedas desconectar, es cuando todas estas otras cosas pueden comenzar a inundarte, que son tan hermosas. Y hay algo mucho, mucho más grande que cualquier cosa que te hayan contado.

[Alberto] Si todo tu ancho de banda se utiliza en la televisión, que es básicamente propaganda, no te queda nada para la comunión con la Tierra y con el espíritu. Así que, Gracias por esa orientación, y gracias por sus hermosas enseñanzas, y el trabajo que hacen por la humanidad y por el planeta. La alegría es sagrada. Encuentra tu alegría y practica el mantenimiento de la alegría, porque la alegría es sagrada.

Nota. Sobre la Gran Transición. Cumbre Guardianes de la Tierra, conversaciones de Alberto Villoldo con Lee Carroll y Monika Muranyi, diciembre 2021. Traducción, Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Gracias por colaborar en hacer que estas ideas (link) lleguen a la atención de un público más amplio.

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan A. Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

4 Responses

  1. Alberto Arango
    | Responder

    Muchas Bendiciones de Amor y Luz a ustedes que hacen esto posible para continuar elevando la Conciencia y poder participar de la Unidad que somos y que esta en todas las cosas.
    Paz Amor y Luz

  2. Elena Angulo Manrique
    | Responder

    Me alegra el dia, la lectura tan hermosa de hoy sobre mi amada Tierra, siento por ella mucho amor y sus elementales… Todo esta integrado en armonia perfecta. Que este ultimo mes sea para uds lo mejor en salud perfecta y buen fluir de finanzas, por la gran obra que hacen. Gracias Gracias Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *