Niños Cristal

ninos-cristal¿Cómo son los «niños cristal», la generación que nació a partir del año 2000? «Niños cristal», «semillas estelares» y «guerreros arcoíris».

Una madre orgullosa sentirá que su hijo es especial, maravilloso, adelantado, increíble. Pero también, sin el ojo emocionado de una madre, un papá o un abuelo, son muchos los que intuitivamente piensan y observan que de un tiempo a esta parte los niños vienen «en otra frecuencia»; «con otro chip», como se suele decir.

Cada generación trae una información diferente. Astrológicamente hablando, los nacidos en el 2020, por ejemplo, bajo la conjunción de Plutón, Saturno y Júpiter en Capricornio, vienen a patear todas las estructuras sociales e instituciones formales. Son un revival de los «niños índigo» de los años 80, que llegaron al mundo con una alineación similar, pero en el signo de Libra.

Los nacidos a mediados de los noventa, bajo la conjunción Neptuno-Urano, son aquellos que nos traen una profunda conexión con el arte y los mundos espirituales, con una sensibilidad extraordinaria para la música y una interpretación de los mundos vinculares, amistosos y de pareja, distintos a otras generaciones.

Los nacidos a partir de los años 2000 se los ha llamado «niños cristal», «niños solares», «semillas estelares» o «guerreros arcoíris», siendo aquellos que llegaron luego del 2012 los que expresan estas cualidades más evidentemente.

Han elegido venir en este momento de «reseteo planetario», «ascenso a la quinta dimensión» o «ingreso a la Era de Acuario» para cumplir una tarea en particular. Muchas de las «semillas» -que ya son adolescentes o jóvenes- están despertando ahora, justo en estos tiempos, con la intención de «sanar» al planeta, evitar un desastre ecológico, transmitir algún mensaje en particular y desarrollar cualidades de intuición y comunicación sensible.

Cerca del año 2000 comenzaron a llegar los niños cristal, ya tenían muchas cosas facilitadas por la generación anterior (los índigos, nacidos en los años 80) y podían manifestar el poder del amor y de la compasión. Según el nombre que define a la generación cristal podemos deducir sus características. El aura de los niños cristal es transparente, pura y lúcida, como el cristal.

Con sus grandes ojos penetrantes, estos pequeños miran el mundo con serenidad y empatía. Son capaces de sentir lo que uno siente aunque se esté lejos físicamente. Es como si su alma ingresara en otros planos y llegara al fondo de nuestras emociones.

Poseen una gran capacidad afectiva que les permite sentirse muy conectados con los demás y por eso a menudo se involucran pacíficamente en reclamar todo tipo de cuestiones por otras personas o por el medio ambiente.

Conectan profundamente con la energía de la naturaleza. Muchos de ellos rechazan la carne, los lácteos y todos los alimentos basados en el comercio con la explotación animal. Sería una opción no forzar procesos, y criarlos desde una perspectiva antiespecista. A veces se molestan en espacios cerrados o con mucha gente. Disfrutan estar solos y en tranquilidad.

La cuestión de los límites en ellos no se resuelve con forzamientos, sino explicándoles o transmitiéndoles información desde el corazón, pues tienen muy abiertos los chakras cardíaco y corona.

Recordemos el libro ilustrado «Vengo del Sol» que Flavio Cabobianco escribió a sus seis años, en 1991, ayudado por sus padres Alba y Omar. Éxito en ventas, traducido a varios idiomas, también le valió unas cuantas invitaciones a programas de televisión más o menos serios. En «Vengo del Sol», Flavio Cabobianco reflexiona sobre el tiempo, el destino, la vida en otros planetas, su supuesto origen solar y el misterio de la vida antes del nacimiento.

«Cuando escribí ‘Vengo del Sol’, era muy chico y conocía pocas palabras. Quiero aclarar que no se trata del Sol físico, sino del Sol espiritual. Antes de llegar a la Tierra estuve en esa fuente de luz para poder ingresar en el plano físico«.

«Para ayudar a los chicos hay que ayudar a los grandes. Si los padres están abiertos, van a cuidarlos sin imponerles sus propias ideas, su visión del mundo. Lo principal es darles espacio, darles tiempo, dejarlos pensar, dejarlos que hablen. Es importante hablarles de Dios, de lo espiritual pero sin insistir en que se tiene la verdad» (Flavio Cabobianco, a sus 8 años).

Andrea Barnabé tiene actualmente fascinados a muchos seguidores de su canal de YouTube e Instagram a propósito de las informaciones -para nada científicas- que ofrece en materia de la llamada «Ascensión Planetaria de la Tierra» o «salto cuántico a la quinta dimensión». Andrea asegura que el sistema educativo tendrá que reformarse para recibir a los niños nacidos a partir del año 2000, y que incluso surgirán nuevas pedagogías -o se reflotarán las alternativas, como Montessori- a través de ellos.

¡A estar atentos!

Parte 2

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *