Esa Divina Voluntad

ciencia-del-corazonEsa cualidad divina tan potente que llamamos voluntad es una de las menos comprendidas y la más misteriosa de todas. Es silenciosa, equilibrada y, sobre todo, es esa fuerza que crea en el humano una especie de tensión, inamovible e inmutable cuando el cerebro y el alma reconocen el propósito de la vida y lo mantienen, no importa las dificultades o circunstancias adversas. La Voluntad está siempre alineada al Propósito Divino y su expresión, como conducta humana, siempre es la buena voluntad.

Esta fuerza divina nos lleva a reconocer la vida misma y nuestra identificación con ella. ¿Qué somos? Cito al Maestro D.K. y su profunda respuesta:

Un punto de la divina voluntad dinámica enfocada en el alma, logrando la conciencia del Ser por el empleo de la forma. Y cuando el proceso de Iniciación haya logrado su objetivo descubriremos que somos el regidor del tiempo y con el tiempo, el organizador del espacio, juguetes divinos que pueden ser utilizados a voluntad o no”.

Esa divina voluntad es muy necesaria en estos momentos de grandes crisis que vive la humanidad. Podemos invocarla, pero reconociendo que no es una fuerza bruta sino la expresión del Propósito Divino y la fuerza que más directamente nos puede alinear con el plan de Dios en este tiempo histórico que vivimos.

Después de la Segunda Guerra Mundial el Maestro D.K. advertía que aquellos espiritualmente orientados debían consagrar sus esfuerzos a la tarea de desarrollar la voluntad al bien y también demostrar la absoluta importancia de fomentar la buena voluntad entre las masas. Si esto no se hacía, la etapa final sería peor que la primera. Siendo que Acuario nos trae el desarrollo de la conciencia de grupo: “[…] el egoísmo individual será reemplazado por el egoísmo grupal que en consecuencia será más poderoso por su dedicación, enfoque y resultados malignos”. No puedo dejar de pensar en los grupos de poder que están dictando la política en el mundo. Y luego pide a los discípulos del mundo que: “desarrollen la voluntad al Bien para que el común de la humanidad pueda expresarla. La voluntad al Bien de los conocedores del mundo es la simiente magnética del futuro”.

Vivimos en un mundo cortado a la medida del egoísmo humano. Frases como: “tienes que ser el mejor, el estudiante de honor”, son siembras de egoísmo. Si eres el mejor es porque hay uno peor. En la escuela nunca nos indicaron la necesidad de velar por el otro. La tendencia egoísta que impulsaba el desarrollo de la humanidad todavía no había mostrado su rostro más perverso, como lo está mostrando ahora y no conocíamos las consecuencias reales de una cultura egoísta. Pero las cifras del mundo actual lo están gritando a los cuatro vientos; el hambre, la miseria, la esclavitud, el desempleo que se ha ido agravando día a día. Es importante reconocer cuánto de ese egoísmo ha entrado en nuestras vidas y cómo la está moldeando y cuánto de él estamos dejándolo como herencia a nuestra descendencia.

El mundo se nos achicó, ahora sabemos que todos contamos. Es hora del cambio en conciencia más importante de nuestra historia. Trabajemos en esta nueva visión de la vida en donde el bien de los demás es tan importante como el nuestro. El ser humano no es guerrero por naturaleza, se hizo guerrero moldeado por la civilización. El ser humano es básicamente bueno. Dentro, muy dentro, siempre hay bondad. Lo vi en los muchachos de la cárcel en donde enseñaba metafísica, he sabido de tanta gente que encontró bondad en corazones oscuros. Porque es nuestra naturaleza, porque el amor es la base de la conciencia humana.

Toca volver a ser lo que somos, recorrer nuestros pasos, salirnos de esta civilización materialista y egoísta, y vivir como seres humanos, almas con cuerpos y un espíritu poderoso como Dios.

Encuentra la voluntad divina en las profundidades de tu alma, en silencio, y extrae de ese depósito de bien que hay dentro de ti aquello que vas a entregarle al mundo.

No lo hagas en busca de un beneficio propio, ni siquiera por tu propio avance espiritual, porque entonces nunca la encontrarás, hazlo siempre por el bien de los demás.

Y entrégala como se entrega la lluvia, como el sol que nos da su luz y calor, como el agua del río que fluye eterna en su canto. Como lo natural, aquello que es así porque es así y no puede ser de otra manera.

Y en ese fluir nos encontraremos y celebraremos la vida.

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago García.

Compartiendo comprensiones

Hermanos, hermanas, el último signo de fuego del Zodíaco, Sagitario, nos está ofreciendo Iniciación. Iniciarnos es expandir nuestra conciencia, ampliando nuestras percepciones, ampliando nuestras comprensiones hasta entender que compartimos este mundo con la Humanidad entera, sin exclusiones y con todos los seres de todos los reinos que nos acompañan.

Es abrir nuestras mentes y nuestros corazones y ver lo maravillosa que es la Tierra, llena de bellezas naturales y esplendor y ver que la Humanidad es una y que nos salvamos o nos hundimos juntos, no hay un lugar donde mudarnos si la terminamos de destruir.

Somos seres ofrecidos para ejecutar el Plan de Amor y de Luz en favor de todo lo creado y lo hemos olvidado tanto y de tal manera que nos hemos convertido en los más grandes depredadores del planeta y de nuestros hermanos. Tenemos una gran parte de los seres humanos que habitan el planeta sufriendo por guerras, migraciones forzadas, hambre y violencias de todo tipo entre nosotros y con todo lo creado.

Es hora de mirar, más allá de las formas, el mundo en el que vivimos y sentir su necesidad. Estamos atravesando esta experiencia terrestre con el propósito de “realizar el Plan de Amor y de Luz”. ¿Qué nos lo impide? Nuestro espejismo de creernos separados.

Nos lo han advertido los sabios, los santos y los maestros de todos los tiempos, de todas las naciones, de todas las razas. Somos parte de la Tierra y a ella pertenecemos. Nosotros no somos los dueños del planeta, lo hemos recibido, prestado para desarrollarnos y compartir los recursos con todos los seres que lo habitan administrándola de manera tal que las necesidades reales de todos sean atendidas.

¿Qué necesitamos para poder ejecutar ese Plan? Necesitamos recordar, recordar quiénes somos, recordar a qué hemos venido, recordar el propósito de nuestras vidas, siempre unidas al propósito de Humanidad, al propósito de nuestra Tierra.

Viendo la necesidad, ¿cómo es posible que nos sigamos matando unos a otros? La gran prueba que estamos pasando como Humanidad fue resumida en la frase: “aprendemos a vivir juntos como hermanos o moriremos todos juntos como idiotas”.

Que la gran Misericordia, que la infinita Compasión de la Madre del Mundo llene en esta hora de la oportunidad nuestros corazones y de ellos fluyan ríos de Compasión que nos permitan salir de la prisión que nuestras ideas, percepciones y creencias egoístas nos han colocado.

No nos sigamos engañando, es a nosotras y nosotros a quienes nos toca restaurar, sanar y reparar todo lo dañado. No sigamos esperando que otros lo hagan, en especial no creamos que es una tarea de los gobiernos, de los estados.

Es tú tarea, es mi tarea y es desde ayer que la tenemos pendiente. ¿Cuánto te has maltratado y has maltratado a tus más cercanos hoy? ¿A cuántas personas ayudaste? ¿A cuántas consolaste? ¿Cuánta energía de más usaste? ¿Cuánta derrochaste?

No esperes que otro lo haga. Empieza ahora mismo. Recuerda lo que nos fue enseñado: “es dando como se recibe”.

Desde el corazón,

Marta Paillet

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *