Solo Entonces Cambiaremos la Historia

ciencia-del-corazonTodo está conectado con todo. No hay una hebra suelta en el gran tejido de la Vida. Por lo que todo influye en todo. Tu pensamiento influye en los acontecimientos. Los pensamientos humanos influyen en su historia. Entonces cabe preguntar: ¿qué hemos hecho mal para que en este momento el mundo esté como está?

Las guerras son una expresión de la visión que hemos tenido del mundo. Newton concibió el Universo como una gran máquina y Darwin nos hizo creer que la vida es cuestión de supervivencia, que no tiene nada que ver con la interdependencia y el compartir sino con el ganar, con llegar primero. Somos entes separados. El hombre es una máquina superviviente. En una concepción así del mundo, la guerra pasa a ser el instrumento para logar el dominio y triunfar.

Ahora sabemos que esta concepción está errada. Con la observación del comportamiento del mundo subatómico se desarrolló la física cuántica que poco a poco nos ha ido sacando de ese aislamiento para situarnos en un mundo interconectado, con la conciencia como parte integral e influyente del tejido de la vida. No somos entes separados, sino más bien, somos parte fundamental de los procesos físicos. Nuestra relación con la materia es crucial. Todos nosotros estamos conectados unos con otros y con el mundo desde el fundamento mismo de nuestro ser.

Existe un “campo” en el universo cuántico en donde las partículas subatómicas tienen su actividad, desde allí aparecen y desaparecen. Podemos llamarle también el trasfondo de la existencia, en donde se da toda la actividad del universo y constituye el depósito de toda la energía posible.

Pero a pesar de aceptar este nuevo paradigma no lo reflejamos en la conducta. Seguimos inmersos en un sistema que responde al viejo paradigma, pero nos gusta hablar del nuevo. Cuando la conexión de cada ser humano con su verdad interna sea la tónica de la época ya no habrá guerras. Porque si reconociéramos lo que en verdad somos, si tuviéramos la experiencia de sentir que no solo estamos aquí, sino que estamos presentes en cada ser humano, no podríamos herirnos ni dañarnos.

Entra en ti, busca esa verdad con pasión. Inténtalo una y otra vez. Invoca, pide ayuda, manda un SOS al universo, di que quieres el contacto, reconoce que Dios está en todas partes, y que está en tu corazón. Ubícate allí y desde allí busca eliminar todo el ruido externo, escucha la canción del alma que se expresa en el latido de tu corazón y entra en el silencio. De acuerdo con tus creencias, utiliza el método que te sea más adecuado. Yo creo mucho en el ritmo y sé que, si se hace rítmicamente, a la misma hora todos los días y si creas un espacio en tu hogar lleno de armonía desde donde puedas silenciar los ruidos externos, es más fácil.

Algunos rezan, otros invocan, otros ponen toda su atención en la respiración o en los amados Maestros. Hay muchos métodos, todos son buenos, lo importante es la dirección, la constancia y el convencimiento que no hay nada más importante en la vida que ese contacto.

Todo cambia cuando percibimos la vida desde la unidad. Allí están todas las respuestas que buscamos. Este sistema de tenencias, separaciones, diferencias, competencias y luchas tendrá que ceder su lugar a otro más cónsono con la realidad descubierta y entonces, sólo entonces, cambiaremos el rumbo de la historia.

Desde las profundidades del alma,

Carmen Santiago.

Compartiendo comprensiones

Hermanos y hermanas. Hemos llegado al sexto signo del año al Signo de Virgo. Segundo signo de tierra del año zodiacal. Es el momento de recordar que somos rayos de Sol, emanados del Logos Solar, hemos venido a la Tierra para trabajar ejecutando el plan de amor y luz y sellar la puerta donde mora el mal. Somos hijos del sol, rayos de sol tapados por miles de capas, de cubierta que no nos dejan vernos a nosotros mismos y tampoco dejan que los demás nos reconozcan por lo que en verdad somos. Nuestra cubierta provisoria, la forma humana, vela en nosotros nuestra estirpe solar.

El Maestro Kumar en su libro “Hércules, El hombre y el Símbolo” nos dice que una forma de alcanzar la Sabiduría es el trabajo con los doce signos. Dice que este trabajo lo podemos experimentar en 12 meses, 12 años, o en 12 vidas. Hércules demoró 12 años. Si trabajamos con las 12 cualidades de cada uno de los signos, tendremos la vivencia de que somos seres solares.

Seres solares que hemos aceptado recubrirnos de la materia irredenta y ascender con nosotros, a todo lo que nos rodea y “la Tierra sea elevada a los Reyes de la Belleza”. Lo que significa que el planeta se gradúa de “planeta sagrado”.

Es interesante que el Maestro DK indica en Astrología Esotérica que la diferencia central entre un planeta sagrado y un planeta no sagrado es el grado de inclusión. Mirando esta cualidad de la inclusión en la humanidad de la Tierra, si bien estamos cada vez más conscientes de que toda exclusión es un acto de separatividad, todavía la expulsión de los que consideramos menores, en cualquier aspecto desde el estado patrimonial, el grado de instrucción, la atracción o la aversión que nos provoca, es una práctica globalizada en nuestras conductas. Revisémonos. La frase para el discípulo que nos va a guiar en el trabajo de Virgo es:

“YO SOY LA MADRE, YO SOY EL HIJO, YO SOY DIOS, YO SOY MATERIA”.

Cuando podemos ver a la Madre como el Espacio, emanada del Padre y ser la Madre y ser el Hijo, nosotros nos vamos acercando a la vivencia, a la Conciencia de la Vida Una. Cuando el deseo ardiente de vivirlo así nos embarga, la Conciencia se expande y experimentamos el gozo de estar encarnados y ser copartícipes del Plan de Dios.

Que la Constelación de Virgo nos asista para lograrlo, es nuestra sincera plegaria.

Marta Paillet.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Si te ha gustado la Publicación: ¡INViTANOS A UN CAFÉ!

Centro Escuela Claridad

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.