Movimiento Espiral

con 1 comentario

kumar

Energías Circulares y Espirales.

Hay una naturaleza dentro de nosotros que nos guía para que podamos evolucionar y alcanzar la realización. Los conocedores saben la dirección en la que la vida quiere desarrollarse. Cada mañana durante la meditación hablamos sobre ello: “Que el propósito guíe las pequeñas voluntades de los hombres, el propósito, que los Maestros conocen y sirven”.

Pero si usamos nuestra fuerza sólo para la rutina diaria, somos como un caballo que mueve una rueda de molino y siempre anda en un círculo. Mientras que todos nuestros pensamientos y actividades giren sólo alrededor de nosotros mismos, siempre andaremos en círculos, desde el nacimiento hasta la muerte. Comemos, hablamos y dormimos; nos encargamos de mantener nuestros cuerpos, nuestras propiedades, nuestro trabajo y a los que llamamos «nuestra gente»… Seguimos siendo como somos, con nuestras vistas fijas y nuestros patrones de pensamiento y de actuación cementados.

La energía circular de la rutina se denomina fuego por fricción y es gobernada por la ley de la economía. Esta energía no permite el crecimiento de la conciencia, todo es condicionado por la materia. En muchas cosas que queremos hacer, sentimos las limitaciones materiales. Algunos de nosotros estamos atrapados en situaciones financieras; otros están en conflicto con su cónyuge. Algunos están bloqueados por sus problemas de salud.

Los problemas nos dan tiempo y oportunidad para revisar nuestros patrones de pensamiento, para observar nuestros patrones de trabajo o nuestra dieta, etc., y planificar nuestras vidas de nuevo. Hay personas que aprenden de una enfermedad y progresan después de integrar el mensaje de la enfermedad. Podemos evolucionar más allá de los problemas si tenemos una actitud de querer aprender y de aceptar ciertos cambios. Podemos adoptar un modo de vida llamado Yoga SadhaNa en tiempos antiguos y ahora llamado discipulado.

Una clave esencial para superar las limitaciones es realizar actos de buena voluntad sin esperar nada a cambio, y dirigidos a las necesidades de los demás. Si vivimos con una actitud de servicio y de ofrecimiento, nos elevaremos del estado solidificado de nuestra personalidad. Así, entramos en un movimiento espiral que nos lleva a un plano de conciencia superior.

La energía espiral se llama fuego solar. Ella hace que la mente ascienda y descienda, y se guía por la ley de atracción y repulsión. Es la atracción a la luz y la repulsión de la oscuridad; sabiduría en lugar de valores materiales. Las dos leyes, la ley de economía y la ley de atracción y repulsión, se rigen por la ley de síntesis, que causa el movimiento hacia adelante de las almas que evolucionan (se da una comprensión detallada de las tres leyes en el Tratado sobre el Fuego Cósmico de Alice A. Bailey).

El Observador Interno.

Cuando nos damos cuenta de que no estamos progresando a lo largo de los años, debemos preguntarnos qué es lo que impide nuestro progreso. Debemos preguntárnoslo porque nadie más lo hará por nosotros. Hay un observador dentro de nosotros que nos habla desde dentro. Está separado de nuestros pensamientos, de nuestro discurso y de nuestras acciones. Lo observa todo y nos informa cuando meditamos con regularidad. Debemos escucharle por la mañana y por la noche y tan a menudo como sea posible durante el día. Podemos preguntarle y luego recurrir al programa que percibimos. Si ajustamos nuestras vidas en consecuencia, observaremos buenos cambios y nos desarrollaremos en espiral.

En el mundo objetivo, siempre habrá problemas mientras permanezcamos atrapados en la mente. Cuando nos conectamos con Buddhi (luz del alma), podemos elevarnos sobre los problemas. Buddhi nos ayuda a resolver los problemas; es por eso que el Maestro nos muestra el camino a Buddhi, porque sabe que cuando estamos en Buddhi, podemos resolver todos los problemas nosotros mismos. También podemos orar al Señor para que nos conceda una fuerte voluntad y el Buddhi requerido para practicar el camino.

A medida que nos esforzamos por ascender, este esfuerzo es reconocido desde arriba y, a su debido tiempo puede venir una respuesta de círculos superiores. Nuestras oraciones ascenderán a ese nivel donde el más alto puede responder. Esto abrirá lentamente el camino al cielo para nosotros. Esto significa que nos quedamos con lo mundano como nuestra base y ascendemos a los planos superiores.

La evolución es un proceso en el que podemos movernos en círculos y ascender con cada ciclo. Es un movimiento en espiral en el que ascendemos por el sendero de la evolución o descendemos hacia la materia en el sendero de la involución, dependiendo de nuestra forma de vida. La naturaleza nos ha dado libertad; estamos dotados de voluntad y discernimiento, y tenemos la capacidad de decidir. Aunque el Karma pasado nos ate, no hay fatalismo en la espiritualidad. Algunas personas creen todo está predeterminado. Nuestro Karma nos ata hasta cierto punto, pero podemos reestructurarlo a través de nuestra voluntad.

A través de la acción correcta, la voluntad divina comienza a trabajar desde adentro. Nos empuja hacia adelante para mejorar nuestro ser en el transcurso del tiempo. De acuerdo con el calendario del alma, las personas, en un momento determinado en el tiempo, entran en una actividad espiritual y encuentran un trabajo significativo. No obstante, si la voluntad no es pura sino teñida de otros motivos, entonces entramos en relaciones equivocadas, y el Karma nos atará hasta que se hayan desarrollado los motivos correctos.

Movimiento Cíclico del Tiempo.

Pasamos de vida en vida en la Tierra para cumplir con los propósitos del alma. Lo que hacemos en esta vida es una continuación de lo que hemos hecho en las vidas pasadas. Cuando entramos en el útero, como almas habíamos completado parte de nuestro viaje a través de los caminos espirales de la evolución y habíamos alcanzado un estado particular. La posición de los planetas en ese momento indica la etapa de la evolución por la que nuestra alma está pasando y muestra las semillas de los estados futuros.

Cada año se considera como un ciclo de tiempo; cada día, así como cada mes lunar son ciclos de tiempo. Si volvemos al mismo punto en el movimiento cíclico del tiempo, no es lo mismo, aunque pueda parecer así. Siete días forman un ciclo que, como una semana, es una unidad, y después de eso hay una repetición. Después de una semana llegamos a otro lunes, pero el próximo lunes es diferente del anterior.

No hay repetición en la naturaleza. La creación no retrocede en ningún momento. Todo es siempre nuevo. Esto se llama “Apurva” en sánscrito, nunca antes. Muchas cosas se repiten de semana en semana, de año en año, pero en el movimiento cíclico del tiempo siempre debemos tratar de ir a un anillo más alto en la espiral. Entonces el desarrollo progresa en espiral.

En la vida, siete años forman un ciclo en el que podemos completar un paso de la evolución. Cada paso de siete debe ocupar un anillo superior, entonces el movimiento es realmente espiral. En una serie de siete vidas podemos entonces dar un paso más grande. La humanidad también evoluciona en unidades de siete rondas en las que encontramos las siete razas. Y también nuestro planeta aparece en siete pulsaciones luego desaparece de nuevo.

Creatividad.

Ningún tiempo de la unidad o ningún cambio ocurrido puede recrearse. Nos vemos obligados a progresar, pero también debemos actuar de una manera nueva; de lo contrario nuestros patrones de pensamiento seguirán siendo los mismos. Los pensamientos rutinarios conducen a la vida muerta; la mediocridad es una vida aburrida, la creatividad es vida. Permitámonos no ser muertos vivientes sino resucitar a la vida de entre los muertos.

Cuando hay creatividad en nuestro pensamiento y trabajo, tal creatividad seguirá creciendo y expandiéndose. El pensamiento creativo encuentra formas de crecer, pero no es suficiente tener pensamientos creativos solamente, tienen que manifestarse lentamente. Para manifestar un pensamiento creativo, debemos adquirir el conocimiento con el que se relaciona. En la medida en que la creatividad se traduce en acción, el movimiento circular tiende a convertirse gradualmente en espiral. Por lo tanto, la creatividad se ve como una solución para ascender o avanzar.

No importa si fallamos algunos intentos, sin embargo estos fallos pueden ser una piedra de paso hacia el éxito. Cuantas más cosas útiles creemos para la sociedad, más nos desarrollaremos. A medida que la creatividad continúa desarrollándose, toca los reinos de lo súper-mundano. La verdadera creatividad proviene del origen de ser. Con cada pensamiento y actuación creativas, la sustancia original se expresa directamente. Esta sustancia es la sustancia espiritual en nosotros.

Si queremos intensificar nuestra conexión con ella, se recomienda desde tiempos antiguos alinear nuestra mente con la voluntad divina y entonar un OM prolongado. Cuando la palabra sagrada OM se pronuncia de esta manera, hay un movimiento en espiral hacia arriba, creando un punto de tensión en la atmósfera. Es una llamada al mundo sutil que atrae las energías relacionadas y permite la experiencia de la luz del alma.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Si te ha gustado la Publicación: ¡INViTANOS A UN CAFÉ!

Centro Escuela Claridad

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

One Response

  1. Marcelo Acosta
    | Responder

    GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *