Darle Movimiento

ciencia-del-corazonCuando trabajamos por un ideal como lo es un mundo mejor, una nueva civilización, o por el plan que los Maestros conocen y sirven, al no ver los resultados nos preguntamos: ¿lo estaremos haciendo bien?

La sabiduría antigua y en especial la enseñanza del Maestro DK dice que estamos en el planeta desde hace 18 millones de años. Sí, 18 millones de años… cuando en nuestro modo de percibir el tiempo dos mil años nos parece muchísimo. El Plan Divino para nuestro mundo abarca un período de tiempo tanto mayor para nuestras pequeñas percepciones que nos resulta casi imposible captar sus ciclos. Lo que realmente importa cuando servimos, cuando cumplimos nuestra parte en la parcela del Plan que nos corresponde, que obviamente es la que tenemos por delante, no es ver los frutos de la acción, ni siquiera sus primeros atisbos, es hacerlo.

Cuando nos liberamos del deseo de ver el resultado y seguimos haciendo lo que tenemos que hacer, sin expectativas, se produce en nosotros un cambio de vibración. No nos volvemos ni orgullosos si el resultado es como queremos, ni deprimidos, si no lo es. Permanecemos neutrales, en equilibrio. Es un consejo que los grandes Maestros siempre nos han dado. Nos han dicho, haz tu trabajo sin esperar  resultados, o dicho de otra manera, desapégate de los frutos de la acción.

Si has empezado un movimiento, y lo has hecho bien porque le has dado la correcta dirección, aquello que has movido dará sus frutos. ¿Cuánto tiempo tomará? No lo sabes. Es lo mismo con los movimientos sociales que tienen la correcta dirección. Parece que mueren y de repente resucitan. El Plan para nuestro planeta casi se pierde en el tiempo de la Atlántida… y mira, ¡aquí estamos todavía!

Cuando reconocemos la inconmensurabilidad del tiempo y los grandes ciclos de la historia del ser humano sobre el planeta y comprendemos nuestra incapacidad de percibir la inmensidad de estos ciclos, nos llega una certeza profunda. Aquel movimiento realizado, aquel esfuerzo en la correcta dirección nunca se pierde, aunque muchas veces percibamos lo contrario. Con el tiempo florecerá y cumplirá su propósito. Quizás no nos corresponda verlo pero sí nos corresponde ponerlo en movimiento.

Los verdaderos cambios se ejecutan en la conciencia. Cuando todo lo que haces lo haces por los demás, sin pensar en tu beneficio, cuando lo que te preocupa es dar y no recibir, te conviertes en un precursor de la nueva conciencia, y créeme, cada movimiento realizado en esa dirección, cada pensamiento emitido, cada acción no se pierde, va a formar parte del cúmulo de impulsos que generarán la nueva conciencia que todos esperamos, la única capaz de traer el mundo que todos soñamos.

Cuando te desapegas de los frutos de la acción te liberas del condicionamiento del tiempo. Y en ese tiempo que es finito e infinito, somos uno y nuestro nombre es Humanidad.

Carmen Santiago García

Compartiendo comprensiones

Los que nos percibimos como Servidores del Plan, es decir que estamos ofrecidos para ejecutar la Voluntad de Dios, como la comprendemos en la Tierra encontramos en el tiempo de Libra, un tiempo y un espacio favorables para la reflexión y el cambio de dirección.

Es el tiempo del Equinoccio de Otoño para el hemisferio Norte y de Primavera para el Hemisferio Sur. Tiempo de Equilibrio, donde en el momento exacto del equinoccio tenemos el mismo número de horas con la Luz del día que con la Oscuridad de la noche.

Tiempo de comprender un poco más, el misterio de los pares de opuestos, y encontrar en el punto medio, ese momento mágico en que todos los contrarios se unifican en que descubrimos que “todos los opuestos, son en verdad complementarios” y que, para que uno exista, debemos estar conscientes del otro, y encontrar ese preciso instante en que se hace una Luz Mayor, al unirse los dos. Así en los Orígenes, el Padre que es lo opuesto de la Madre se funden en un punto, y estalla la Luz, el Hijo, la Conciencia.

En el ciclo anual estamos entre la inhalación que se prolongó durante los Festivales Mayores: Aries, Tauro, Géminis. Y la Exhalación donde Libra se encuentra con su eje Aries, Escorpio con Tauro y Sagitario con Géminis. Es un momento de cambiar el sentido de la marcha, de la Inhalación se pasa a la Exhalación.

Es el momento de dejar de seguir el camino de la mente, y elegir el camino delcorazón.

El camino de la Intuición, el camino de la Síntesis, reconociendo la Unidad de la Vida para lograr un nuevo modo de mirarnos, un nuevo modo de ver, cambiar el sentido de la marcha, o invertir la dirección.

Cuando hemos avanzado mucho en el análisis de algo, llega un momento en que, es necesario pensar en la Síntesis para alcanzar la comprensión. Si seguimos indebidamente en el análisis perdemos la visión del todo y terminamos sabiendo mucho de nada, perdidos en el laberinto de los detalles.

Como Humanidad hemos estado, durante muchos siglos, desarrollando la mente y hemos llegado a grandes desarrollos, a extraordinarias comprensiones, pero también la mente dual, nos permitió desarrollar como método la confrontación, aprendimos a juzgar, a discernir, a confrontar, a combatir. A crear la figura del enemigo en todo ser que se opone a lo que yo digo, a lo que yo creo, a lo que yo pienso. Aprendimos a hacer la guerra.

Aprendimos a vernos totalmente separados unos de otros, cuando para el observador prudente, es totalmente evidente que, estamos todos dentro de la misma atmósfera, con todos los seres de todos los reinos y que, si la estropeamos, ninguno de nosotros se salva, tenemos un destino común.

Cambiar la dirección es percibir desde el corazón, que ve la Unidad de la vida, la identidad de nuestra naturaleza humana.

Cambiar la dirección es salir del espejismo de separación, liberarnos de la soledad y el dolor del yo separado y vivir la fiesta de la vida, la Humanidad como la sueña Dios.

Marta Paillet

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *