Enfermedades heredadas

kumar

Existe la creencia errónea de que las obligaciones y tendencias kármicas del ser humano se encuentran en los gérmenes de la vida y de la sustancia, reunidos en el momento de la concepción. Por lo tanto, las enfermedades hereditarias son transmitidas por el padre y la madre. Este no es el caso. El alma encarnada trae consigo sus rasgos, y estos se manifiestan a través del tiempo. La predisposición está en el alma que encarna, y no en los padres.

En virtud de sus rasgos, el alma encarnada produce su trabajo creativo y su constitución particular, a la que los padres elegidos contribuyen con las tendencias correspondientes.

En otras palabras, la herencia de la enfermedad no es de los padres sino de uno mismo. La transmisión no es de los padres, es de nuestras propias características provenientes de los hábitos del pasado. No se puede culpar a los padres por esto.

Toda enfermedad es un proceso de aprendizaje. Al manejar y regular la enfermedad, el ser humano recoge nuevos y mejores patrones de hábito, por lo cual los rasgos son neutralizados gradualmente. Así, el alma progresa desde la mala salud a la salud, y de la ignorancia al conocimiento.

La naturaleza ofrece oportunidades para aprender y cambiar, y las encarnaciones están destinadas a dicho cambio. Los que aprenden, cambian para mejorar. Los que no aprenden, permanecen en el mismo estado de enfermedad e ignorancia. Así es la antigua doctrina de la sabiduría relacionada con las enfermedades hereditarias.

Los rasgos de todo ser humano (deseables e indeseables) se trasladan con la persona que parte del cuerpo a través de la muerte. Estos rasgos se conservan en el cuerpo causal y se manifiestan en la encarnación siguiente. Así como la semilla lleva las características del árbol y cuando es sembrada vuelve con los mismos rasgos que antes y tiene el mismo sabor que antes, cuando la persona vuelve viene con los mismos rasgos que tenía en la vida anterior.

Los diferentes rasgos de los hijos de los mismos padres se deben a esta verdad que prevalece en la naturaleza. A veces, entre los hermanos, cada uno se desarrolla de una forma totalmente diferente del otro. Esto se debe a sus rasgos individuales y no a los de los padres. La naturaleza ofrece muchas encarnaciones para que las personas (almas) superen sus características indeseables y se conviertan en personalidades realizadas. Esta ley de la naturaleza se explica como la ley de la evolución de la humanidad.

Las enfermedades hereditarias solo se pueden corregir mediante la corrección del núcleo del comportamiento. No pueden ser curadas con medicamentos. Aquí es donde ayuda la disciplina del Yoga (el discipulado).

Una última palabra: nada es de ayuda a no ser que el hombre quiera ayudarse a sí mismo.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.