El Ashram, la Casa Iluminada

ciencia-del-corazonEl lema del signo zodiacal de Cáncer es: “Construyo una casa iluminada y en ella habito”. Son muchas las casas que habitamos: el cuerpo, la vivienda, el planeta, el Universo… Para los Discípulos, la Casa es el Ashram, Su Casa Iluminada.

Para ayudarnos en la comprensión de lo que es realmente esta casa iluminada buscamos inspiración en la enseñanza que el Maestro Saint Germain proyectó a través de Lucille Cedercrans.

Un Ashram o, mejor dicho, la Vida Grupal Ashrámica es una organización de Propósito, Amor y Actividad Inteligente, un punto focal dentro de la Vida Una a través del cual un cierto tipo de energía, fuerza, sustancia y conciencia fluye hacia todo aquello que vibra por debajo de su frecuencia. Su organización pertenece a la esfera de las almas y solo podemos entenderla desde la perspectiva del alma y no de las personalidades.

El Ashram es, principalmente, la suma total de la conciencia del Alma del Maestro compuesta por la vida de las almas que están kármicamente relacionadas con Él y han sido atraídas a su esfera de influencia con el propósito de recibir su guía espiritual.

Debido a que el Maestro ha logrado el alineamiento profundo con la Vida Una ya su vida no es causal en sentido individual; es causal en sentido Ashrámico. Él es un foco del Espíritu, Él es el punto focal monádico para todos aquellos dentro del Ashram y por esta razón es responsable de transferir a la conciencia menor de su Ashram, Aquello que lo impregna a Él.

Cada alma, funcionando dentro de la envoltura causal y orbitando dentro de la Vida Grupal Ashrámica es una parte de la conciencia del alma de ese Maestro quien permanece en el centro del Ashram.

La Vida grupal Ashrámica está compuesta por servidores desde el probacionista, discípulos de varios grados hasta la vida central directriz, el Maestro del Ashram. Todos son servidores.

En la vida grupal Ashrámica cada alma es individualmente causal a aquello que está por debajo, pero el sentido de unidad en la esfera búdica hace que la relación en el Ashram logre un grado de conciencia grupal.

Es precisamente dentro de ese campo Ashrámico de interrelaciones, que el Alma, aprende a ser causal en sentido grupal y no individual. Es precisamente en la interrelación del alma dentro de la Vida Grupal Ashrámica que se logra eventualmente el foco monádico, que es la frecuencia menor posible capaz de conocer el verdadero Propósito Divino.

El aspecto formal del Ashram se sostiene por medio de la emanación de Luz del Maestro que fluye por todo el Ashram, manteniendo así las relaciones de las envolturas causales o que han encontrado su lugar allí.

De esta manera se forma ese anillo-no-se-pasa que constituye la periferia del Ashram la cual debe ser perforada por el alma que está intentando hacer su primera entrada a la Vida Grupal Ashrámica.

Aunque el crecimiento y desarrollo como individuo procede de una base individual, esto cambia completamente cuando se ha perforado la periferia del Ashram porque ahora el crecimiento y desarrollo dependerá del crecimiento de la actividad de servicio en la que se entra.

Otro punto para recordar es que mientras más alto es el grado discipular menor es la preocupación en cuanto al desarrollo y crecimiento individual.

A veces esto se convierte en un problema para el Maestro porque debe inspirar a su discípulo a que le dé más tiempo, energía y esfuerzo a su crecimiento y desarrollo de manera que aumente su capacidad de servicio, pero sin crearle una tendencia a la auto-consideración y el deseo de logro espiritual.

Cuando el ser humano empieza el sendero predeterminado por su alma (que usualmente no es registrado por la conciencia cerebral), ha trazado una meta específica de crecimiento espiritual y desarrollo que le permitirá, tocar, por decirlo así, la puerta de la Maestría.

Que puedas relacionarte con tu Ashram, reconocer tu Casa Iluminada. Que juntos lo logremos para que el Propósito que los Maestros conocen y sirven se cumpla plenamente en nuestra amada casa grande, la Madre Tierra. Es mi sincero deseo para ti y para todos.

Carmen Santiago

Compartiendo Comprensiones

Bajo la irradiación del Solsticio, estamos en una posición astrológica donde el Sol, nuestro Padre, el dador de vida proyecta su Luz más potente, sobre esta bendita Gaia, nuestra amada Tierra.

Los que hemos emprendido el camino de regreso al Padre, los que sabemos que estamos aquí para “amar y no odiar, para curar y no herir, para servir y no exigir servicios” tenemos en este tiempo una gran oportunidad.

La frase rectora de Cáncer es “construyo una casa iluminada y en ella habito”. Nosotros tenemos nuestra primera casa que es nuestra personalidad -nuestro cuerpo físico y etérico, emocional y mental, son la primera casa y con ella tenemos la responsabilidad de cuidarla y hacer que cumpla su propósito, el que trajo a la Tierra al encarnar.

Vivimos en un espacio que también es nuestra casa y que cuidamos, limpiamos y embellecemos como parte de nuestra tarea habitual. También vivimos en un lugar, pueblo, ciudad, metrópolis, campo, villa, barrio, es el lugar que compartimos con nuestros vecinos. Esta también es nuestra casa, y convivir armoniosamente con los demás, disfrutar y cuidar los espacios públicos, las plazas, las playas, los paseos es nuestro trabajo en esta vida.

Este lugar donde vivimos pertenece a un país determinado. Conocer su historia las mujeres y varones que se sacrificaron para que ocupe su lugar en el concierto de las naciones, merecen nuestro reconocimiento y respeto, yo tengo un deber con mi patria, trabajar desde mi lugar, para que sea un lugar cada vez más bello, más cuidadoso de las personas y del entorno. Donde la gente que lo habita sienta el orgullo de pertenecer.

Todos tenemos la Casa Común, esta preciosa esfera azul que navega en el espacio y que llamamos Gaia. ¿Pongo todo el cuidado que puedo para no contaminar, no saturar de basura, no usar más energía de la necesaria? ¿Reciclo, rehúso y restauro?

Sabremos que la Humanidad estáexpandiendo su conciencia cuando empecemos a hablar de Nuestra Gran Casa: El Sistema Solar.

Estamos en este signo, regido por nuestra Alma, el Ángel Solar que, dentro de nosotros es, en verdad quien somos. Somos hijos del Sol, venidos desde las estrellas para cubrirnos con la materia, con nuestra forma, y permitir al que somos el Alma que desde dentro de la personalidad, impregne la vida con Su Luz, redima y eleve a nuestras vidas y a las vidas de todos los reinos con los que compartimos nuestra experiencia terrestre.

Nuestra venida es una Historia de Amor, los Hijos del Sol, nos revestimos con las vestiduras de la Luna, con el propósito de que, en la medida en que todos nosotros somos elevados a una Luz Mayor, todos los reinos, sean con nosotros elevados.

En cáncer las almas iniciaron su encarnación e iremos avanzando, vivenciando las cualidades de las distintas constelaciones hasta ascender a la montaña en Capricornio. Si caminamos conscientes esta ruta del Alma, en el eje de Cáncer Capricornio tendremos verdadera consciencia de nuestra propia inmortalidad, la inmortalidad de quien en verdad somos.

Marta Paillet

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *