Agamia

con 1 comentario

agamiaLa nueva forma de relacionarse que ya es tendencia. Las relaciones sociales han evolucionado y han surgido nuevas prácticas en la sociedad que cambian el orden de las prioridades.

El Boletín de Estadísticas de Género realizado por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación junto con el Instituto Nacional de la Mujer pone de manifiesto la cruda realidad matrimonial en la Argentina; “respecto a la situación conyugal, se destaca una mayor proporción de personas solteras, donde el 52.1% son varones y 45.7% son mujeres”.

Sumado a ello, en el año 2021 el Instituto Nacional de Estadística (INE) de España evidenció el aumento en la cantidad de personas que eligen afrontar su vida sin pareja. El último informe brindado por la institución manifiesta que en el país ibérico hay un total de 14.115.300 solteros y de ellos, más de siete millones son hombres y más de seis millones son mujeres.

Los datos plasman las crecientes tendencias vinculares que se apoderan de la sociedad y que, fundamentalmente, se alejan cada vez más de las tradicionales relaciones amorosas “con etiquetas”. Poliamor, relación abierta platónica y monogamish, entre otras representan las nuevas formas de experimentar el amor.

Tradicionalmente, se veía como una obligación estar casado con una persona del sexo opuesto y formar una familia. Hoy en día, los tipos de vínculos afectivos tienden a priorizar la libertad individual. En este contexto, surge el concepto de agamia, una propuesta revolucionaria que desafía las convenciones tradicionales y abre camino a una nueva forma de relacionarse que se caracteriza por la ausencia de lo que se conoce como gamos, una unión entre dos personas que tiene al matrimonio como punto de referencia.

Se trata de una crítica a la ideología amorosa/romántica que pone en duda al enamoramiento sugiriendo que dicho estado emocional no permite que las personas actúen racionalmente y las empuja a tener expectativas irreales. Algunos de sus devotos incluso llegan a argumentar que el amor, lejos de ser un sentimiento, es una doctrina que dicta cómo deben ser las relaciones y, por ende, limita la libertad para elegir con quién desea uno establecer vínculos afectivos.

La nueva tendencia al alza en el mundo

“Agamia” proviene del griego, “a” (“no” o “sin”) y “gamos” (“unión íntima” o “matrimonio”) y se basa en la falta de interés que tiene un individuo por formar una relación amorosa/romántica con otra persona.

“Cuestionan la noción que indica que solo es posible relacionarse a través del amor romántico y de la pareja. Para ellos, el matrimonio es visto como una limitación de la libertad individual y el no reconocimiento a la diversidad de las relaciones”, detalla la sexóloga y licenciada en Psicología, Sandra López (M.P. 61148).

Es un modelo que se opone al sistema monógamo heteronormativo y sostiene que la pareja es una estructura innecesaria. La comunicadora española y conductora del podcast feminista “Saldremos mejores”, Nerea Pérez de las Heras, informa en su programa que la agamia es una forma de microfeminismo dado que es “la sustitución de la jerarquía de las relaciones y los afectos que nos ha impuesto el patriarcado y que pone a la pareja heterosexual arriba de todo”.

Laura Messina (M.N. 43441), psicoanalista de adultos, coincide con que ciertos movimientos sociales como el feminismo han ampliado este tipo de cuestiones que anulan el “cuento de hadas” que se les inculca a los niños desde pequeños. “La creencia del príncipe azul o de la ‘media naranja’ se fue rompiendo hasta dejar obsoleto el ideal de casarse y tener hijos por el de disponer de libertad para desarrollarse como persona”.

Según revela, en cierto sentido, la agamia permite que quien la implemente no necesite de un otro para alcanzar la completitud y adquiera la capacidad de estar solo y conocerse en profundidad. Sin embargo, advierte: “No tener pareja como condición pone en evidencia alguna clase de problema vincular dado que tener como premisa el evitar conocer a alguien es una forma de rechazo que puede estar fundamentada en experiencias pasadas”.

Haber sido traicionado, no querer ser lastimado nuevamente o tener miedo al compromiso emocional pueden ser algunas de las vivencias que anteceden a la decisión de apostar por la agamia. Quienes no las resuelven optan por la vía fácil y toman medidas radicales. “A cualquier persona le va a resultar mucho más trabajoso estar en pareja que estar solo”, señala la Lic. Messina.

La profesional considera esencial saber que el amor implica aceptar al otro con sus defectos y evitar que pierda su identidad por capricho individual. “En estos vínculos modernos se plasma cómo cuando aparece algo que a uno no le gusta de la otra persona se corta todo de raíz. No existe ni se tolera la falla en el otro y, como consecuencia, prefieren acabar con la relación antes que hacer el trabajo de dialogar y salir adelante”.

Si te gusta la Publicación, dale clic al café: ¡INVÍTANOS A UN CAFÉ! (pesos ARG)

Centro Escuela Claridad

Agamia ≠ poliamor y soltería

Diferencia con estar soltero:

Usualmente, una persona soltera se encuentra en búsqueda o aspira a dar con un individuo con el que pueda entablar una relación amorosa y, por ende, entiende su soltería como un período de transición.

Los agámicos parten de la premisa de que tener una pareja y/o estar en búsqueda de una condiciona la expresión vital de la persona, limitando sus comportamientos en otros contextos y con otros individuos.

Diferencia con el poliamor:

El poliamor defiende la idea de tener dos o más parejas y la agamia se aleja del concepto de relación y amor. “El poliamor acepta la posibilidad de amar a muchas personas al mismo tiempo sin tener la exclusividad de la monogamia mientras que el otro niega esa idea”, dice Messina.

La agamia no tiene como objetivo aniquilar completamente los vínculos, sino más bien explorar los tipos de uniones personales que se encuentren, pero de manera libre.

En oposición al poliamor, los practicantes de la agamia priorizan el desarrollo de la sexualidad individual, brindando así más espacio y relevancia al autoconocimiento y disfrute sexual.

Victoria Vera Ziccardi

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan A. Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

One Response

  1. Nora
    | Responder

    que pena yo estuve completa y no deje de tener libertad y estuve casada 54 años Ahora soy viuda y tmb soy completa a pesar de estar sola

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *