La Quintaesencia Femenina

ciencia-del-corazonHay una facultad de la mujer enterrada y olvidada entre los muros del materialismo en el que la humanidad ha caído. Es la función que ejerce cuando, atraída por una idea divina, emana de sí una sustancia que aporta la materia prima que hace que las ideas, los arquetipos divinos se materialicen.

El principio divino produce las semillas, las chispas, el fuego, pero son esencias tan sutiles que van a perderse en el infinito si no se las fija. Para obtener formas sólidas, estables, reales, tangibles en el plano físico es necesario la participación del principio femenino. Esta misma cualidad es la que le permite a la madre darle forma al germen que recibe del padre y gestar el hijo, función que se expresa natural en el plano físico pero que también es cierta en los planos de existencia más sutiles.

Los grandes pensadores del planeta, los Maestros, han desarrollado un modelo de civilización para la Tierra. Es el modelo que Cristo llamó “el Reino de los Cielos” y en la oración dominical nos enseñó a pedir su descenso a la Tierra… “venga a nosotros tu Reino…”. Conocemos sus principios, han sido enunciados por todos los grandes de la Tierra. Y seguimos esperando el milagro de la nueva civilización.

Hay principios básicos que marcan la dirección de la nueva civilización. El primero y principal es la Unidad del alma humana. Su expresión en la conducta humana es la fraternidad. En el Reino de los Cielos no hay desheredados, olvidados, marginados. Alguien una vez calculó que necesitamos más de un planeta para que todos los habitantes de la Tierra pudieran vivir como vive el llamado “primer mundo” por el consumo de materia prima que requiere y el alto grado de contaminación que produce. Entonces convengamos que nuestro estilo de vida tendrá que ser modificado para que el Reino de Dios descienda a la Tierra.

Cuando descendió el arquetipo de Fraternidad, Igualdad y Libertad en la Revolución Francesa no pudo materializarse. Ninguna de las tres cualidades está todavía encarnada en la Tierra. La fraternidad en un mundo que no ha conocido un día de paz no existe, la Igualdad de oportunidades para todos es todavía utópica y de la libertad sólo tenemos una pobre caricatura en los países llamados democráticos.

Pero ahora que el Séptimo Rayo comienza a sentirse con más fuerza y tenemos la corriente de los tiempos a favor, invoquemos esa quintaesencia femenina, que surja abundante de las mujeres del mundo y como sustancia matriz, le dé forma a los nuevos arquetipos que deben manifestarse en la Tierra.

El reto no es descubrir la idea divina sino materializarla. La idea se nos ha dado completa, ha sido anunciada por los grandes y nosotros la tenemos sintetizada en la enseñanza del Cristo: “Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”. Enseñanza que ha sido deformada, mal interpretada y utilizada para fines egoístas. Cuánto horror, cuántas guerras en nombre del Príncipe de la Paz. Me duele pensarlo.

Que el cielo descienda a la Tierra, que descienda su Ley, su sistema, su forma de civilización, ése es nuestro trabajo. El principio masculino impulsando la idea y el principio femenino aportando la sustancia para su materialización.

Invoquemos esa quintaesencia femenina, invoquemos la ayuda de María que no sólo le dio a su Hijo la sustancia más pura para formar un cuerpo de excelsa belleza, sino que permaneció a su lado durante toda su obra, sosteniéndolo y entregándole las partículas más puras que brotaban como chispas de luz de su presencia.

Amigas, hermanas, ofrezcamos nuestra quintaesencia al Señor del Mundo, nuestro Padre Celestial. Reconozcamos la tarea que nos pide la vida. Hagamos de nuestro corazón la cuna de compasión que el mundo necesita, que ni un solo pensamiento nos separe de otro humano. Que la crítica, el odio, el repudio no encuentre cabida en nuestro corazón. Que vivamos reconociendo a cada instante y afirmando con nuestros actos, la unidad del alma humana.

Que en nuestras oraciones diarias y en profunda entrega podamos decir: “Padre amado, utilízame, sírvete de mí, para la gloria de Dios”.

Desde lo más profundo del alma,

Carmen Santiago.

Compartiendo comprensiones

Hermanos, estamos en Tauro, aquí, ocurre en plenilunio el Festival de Wesak. Estamos en tiempos sagrados, tiempos de finales y tiempos de principios. Tiempos de tensión donde se nos llama a abrir, como nunca, la puerta del corazón.

El corazón permite actuar, en este Universo de Segundo Rayo, al Magneto Cósmico que nos lleva a vivir en Unidad, unidad de conciencia, unidad de vida. Unidad de todo lo manifestado, como tan incomprendidamente buscó enseñarnos el Maestro Jesús.

Es la hora de nuestro trabajo, el trabajo de los Servidores del Mundo, para unir lo que ha sido separado, unir Shamballa con Humanidad. Estos dos centros planetarios, tienen que abrazarse y re-conectarse, para que se pueda sellar el Sagrado Triangulo de los Tres Centros Planetarios Shamballa, Jerarquía y Humanidad.

La Hora nos llama a la entrega profunda al Plan de Dios sobre la Tierra, al cumplimiento de la Voluntad de Dios, que en este tiempo es trasmitida por los Señores de Shamballa a la Jerarquía, el lugar donde viven Los que conocen y sirven a la Voluntad de Dios, Recibida en Shamballa, en Aries, donde todo comienza desde la fuerza del Primer Rayo de Voluntad y Poder, al Centro donde la Voluntad de Dios es conocida.

Ahora en el Wesak el Buda entrega por mandato de Shamballa, a Maitreya el Cristo Señor de toda la Jerarquía, el Plan de Amor y Luz, que con la fuerza comunicadora de Géminis, tomará Humanidad en el Festival de la Humanidad, y será nuestro privilegio responder “Desde el centro que llamamos la raza de los hombres (nosotros Humanidad) que se ejecute el Plan de Amor y de Luz y selle la puerta donde mora el mal”.

Estar conscientes de esta situación que marcan los cielos y la Tierra, acompañar con la entrega más pura de nuestro corazón, invocando que la Inmaculada Concepción del Plan sea en la Tierra, es nuestra tarea. Todas las enseñanzas más profundas lo han proclamado, estamos quemando el karma que aun resta en el planeta para pasar a un Plan dentro de una Luz aún mayor.

Recordemos hermanos, que nuestra visión está empañada por la niebla y oscurecida por el fuego ardiente que quema todo lo que ya no nos sirve más. Como la Gran Invocación nos dice el Señor va a proclamar el fiat “ha llegado a su fin del dolor”. El Jinete del lugar secreto viene y con su venida salva. Mantengámonos en lo que en verdad somos “un punto de Luz dentro de una Luz Mayor”, sintamos la Luz tremenda que precipitan nuestras Almas en la Conciencia Grupal cuando somos capaces de dejar de mirarnos a nosotros mismos como separados de todo.

Como dice el poema Desiderata…

Tienes derecho a existir,

y sea que te resulte claro o no,

indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios,

cualquiera que sea tu idea de Él,

y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones,

conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida.

Aún con todas sus farsas, penalidades y sueños fallidos,

el mundo es todavía hermoso.

Sé cauto.

Esfuérzate por ser feliz”.

Marta Paillet.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Si te ha gustado la Publicación: ¡INViTANOS A UN CAFÉ!

Centro Escuela Claridad

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.