La Esfera Irradiante

con 1 comentario

ciencia-del-corazonEl mundo entero está cambiando aceleradamente y ese cambio también se refleja en nosotros, en nuestras vidas. Da la impresión de que la vida transcurre a mayor velocidad. Nuestra vulnerabilidad se hace más evidente y nos saca de esa zona en la que nos sentimos bien, simplemente porque la conocemos. Aprovechemos la energía de la constelación de Piscis para profundizar en lo que somos. Volvernos hacia nosotros mismos nos fortalece y nos conecta con aquello que en nosotros es permanente y eterno.

Repasemos: Nuestra naturaleza más profunda es una Chispa Divina, que ha surgido de la Vida Una que, aunque no está separada de su Fuente Divina, está individualizada. Es tu Espíritu.

Segundo, somos una Conciencia que, como luz irradiante, como un sol, surge de esa vida individualiza 360 grados a la redonda. Es tu Alma.

Tercero, somos un estado de conciencia habitando un cuerpo de energías y fuerzas organizadas que están en la periferia de esa esfera de luz irradiante. Es tu personalidad.

El antiguo símbolo del círculo con el punto en el centro lo expresa bellamente:

La periferia es tu personalidad – es un reflejo de la entidad divina completa, que eres tú y por lo tanto es de naturaleza triple (cuerpos físico, emocional y mental).

El Espíritu es la chispa divina, el punto en el centro.

El Alma es la esfera irradiante.

Cuando la conciencia se identifica y cree que es su cuerpo de apariencias (la personalidad), se limita a la periferia externa de su ser y queda prisionera de las energías y fuerzas que constituyen ese cuerpo. Vive la vida con un profundo sentido de separación porque se percibe a sí misma como un cuerpo que piensa y siente y, por lo tanto, se ve separada de los demás. Su vida gira en torno al “tener”, a las posesiones. Se olvida del “ser”, la existencia misma.

Cuando la conciencia, a lo largo de sus múltiples encarnaciones, inicia el viaje de retorno hacia su centro, el Reino de donde vino, toma conciencia de su mundo interno. Lo primero que reconoce es su aspecto emocional; se da cuenta de sus emociones. Luego se enfoca en su mente y se hace consciente del proceso en el que está y lo maneja utilizando su voluntad.

Entonces empieza a comprender que “ser” es mucho más importante que “tener”. Dirige su mirada hacia la chispa divina que es su verdadera identidad espiritual y es entonces cuando surge el conflicto entre los viejos hábitos enraizados en la personalidad, que vive la vida sintiéndose separada de los demás, y las cualidades del alma que tienden a la unidad y a la síntesis y que empiezan a emerger en la conciencia.

Los pares de opuestos que surgen de esa profunda sensación interna de dualidad se hacen dramáticamente evidentes. La contienda entre el bien y el mal se agudiza y ocasiona “el drama de la vida”.

La humanidad pensante de hoy está debatiéndose en el área mental de la periferia. Estamos a punto de dar el paso hacia la esfera irradiante, el mundo del alma. Pero este paso requiere profundos cambios en nuestra forma de percibir e interpretar la vida. Nuestra vieja forma de administrar la vida y su fuerte tendencia materialista lucha desenfrenadamente por no ceder su lugar. Y aquí estamos, en el siglo XXI, en medio de esta contienda que se exterioriza en las guerras, en las invasiones, en las ansias de dominio, las intransigencias, las injusticias, el hambre, la pandemia y todas esas desigualdades que hoy azotan dolorosamente a la humanidad.

¿Qué nos toca? Estar atentos, no confundirnos. Hay que reconocer que el poder mediático mundial está en manos de las grandes corporaciones y está luchando por mantener el viejo paradigma. Independizar nuestra mente de esa “matrix” que hoy pretende controlar el mundo. Recordar día a día que somos el alma, y desde el alma reconocer la fraternidad humana y poner al ser humano en el lugar que le corresponde. Hay que reconocer que nuestro poder está en esa esfera irradiante de luz colmada de conciencia, de significados, de principios que es nuestra alma.

El ser humano no es lo que tiene sino lo que es. Y hay que ser lo que se es, de lo contrario nos convertimos en cosas, números, consumidores… en puras mentiras. Ninguna de tus posesiones le añade valor a lo que eres, aunque el mundo conspire en contra de esta verdad tan obvia. En un mundo que responde a los valores materiales, la verdad se esconde y la única alternativa que tenemos para reconocerla está en los espacios internos de nuestro ser.

Piensa, reflexiona, y luego suelta la mente, déjate ir y abre el corazón. Porque el corazón es la puerta que te conduce al alma; tu verdadero corazón que es capaz de amar sin apegos ni exigencias, que a cada instante celebra la vida; tu corazón que guarda en su verdad tu esencia; tu corazón te dará todas las respuestas. Cierra tus ojos, respira con conciencia y navega en tus espacios internos.

Utiliza el símbolo del círculo con el punto en el centro y medita en él. Colócalo en tu frente. Entra en la esfera irradiante. Busca las verdades más elevadas que puedas captar y exprésalas en el mundo de la periferia disciplinando tu naturaleza forma que es tu personalidad.

Sé valiente, cruza el puente, suelta tus creencias materialistas y vive en esa nueva luz, que es tu luz interna, que hoy se asoma en el horizonte humano proclamando una nueva forma de vida que es imperativa en estos tiempos de Acuario.  Es la luz del alma, del amor, de la fraternidad, de la belleza, de la vida abundante. No dejes que te escondan el Alma, no permitas que la Matrix determine quién eres y qué quieres, porque sin alma no eres nadie. No permitas que te cubran con un velo de oscuridad. Tu verdad está en la esfera irradiante, en el alma.

Y en el alma, tú y yo somos uno.

Con el amor de siempre,

Carmen Santiago

Compartiendo comprensiones

¡Que la Gran Fraternidad Humano-Dévica se establezca y el Plan de Amor y Luz sea ejecutado en la Tierra!

Estamos en el último signo del año zodiacal, Piscis, es hora de preguntarnos qué hemos aprendido, cuánto hemos servido, cuánto se ha expandido nuestra consciencia. Estamos cerrando un ciclo e iniciando uno nuevo, en Aries. Es bueno ver los logros y lo que aún estamos trabajando para lograr. Sin penas y sin culpas, con el único propósito de avanzar y convertirnos en mejores servidores del Plan.

¿Estamos amando mejor? Esta pregunta contestada en la profundidad del corazón resume todo, porque este es un Universo de Amor de Segundo Rayo y la medida del amor que alcanzamos es la medida del logro total.

¿Hemos avanzado en el Amor Incondicionado, el verdadero amor?

¿Hemos podido salir del espejismo de ser bueno para que me quieran? ¿Sigo haciendo o dejando de hacer según lo que los otros quieren de mí? ¿Amo solo a los que me aman? ¿Puedo llegar a sentir profunda misericordia y perdón hacia los que no me aman?

Las personas que viven en el Amor Incondicionado, el Amor de la Madre del Mundo, el Amor de Sirio, el Amor de Cristo, el Amor del Sol, pueden ser reconocidas fácilmente, ellas no tienen nunca que perdonar a nadie, porque por nadie se sienten ofendidos. Su comprensión del humano y sus debilidades es tan amplia, que pueden ver detrás del intento de agresión, la necesidad de comprensión y amor del que los ataca. De este modo no pueden sentirse atacados no importa lo que los otros hagan.

Un Maestro le dijo a su discípulo: Si vas a tener amigos y enemigos, entonces ten solo enemigos, cuando aprendas a amar a uno de ellos, los estarás amando a todos.

El Alma ama incondicionalmente. Cada mañana en el alineamiento abre tu corazón y pídele a la Madre del Mundo que te absorba dentro de su corazón. Que sea su amor incondicionado y puro el que irradies por la vida. Pide a Maitreya el Señor que te permita ir por el mundo mirando con su mirada. Cuando vayas por la Vida con Su Mirada, la Bendición que es nuestra existencia en el plano, te será revelada.

Inhala Luz, retiene Luz y exhala el Amor que viene a ti y derrámalo en cada ser con el que entres en contacto.

Somos canales de lo Superior y unimos lo inferior con lo Superior en nuestra pequeña forma. Cuando eso ocurre como dijo San Pablo “Cristo en nosotros esperanza es de Gloria” deja que el Amor que viene de la Luz siempre mayor dentro de la cual estamos inmersos, se irradie sobre todo aquello con lo que entres en contacto.

Por una vida más Bella, porque la Tierra sea ascendida a los Reyes de la Belleza.

Marta Paillet

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

One Response

  1. Arminda
    | Responder

    Buenos dias en este maraviloso Domingo de sol luz y aire..realmente creo que si cada humano comemzara a irradiar su energia de luz toda forma de carencia division guerra pandemia y fracaso en este plano se esfumarian..espero ser símplemente este año una parte de ese plan Divino superador del contacto desde el alma con quien o donde o desdd domde me toque ser gracias es realmente claro y eleva mi sinrisa este contenido en este Domingo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *