Curación magnética y curación por radiación

kumar

La curación ocultista implica básicamente dos tipos de curación. Una es la curación magnética. La otra es la curación por radiación. El trabajo de curación es en realidad el uso juicioso de la energía aplicada con amor y servicio.

En la curación magnética, el curador hace dos cosas. Invoca las energías de curación en él mismo y las transmite a los pacientes a través del centro correspondiente. Este curador extrae conscientemente la enfermedad por medio de la absorción de las fuerzas que están produciendo las enfermedades. Transmite esas fuerzas extraídas al fuego de la luz solar.

Cuanto más invoque el curador magnético a las energías de curación, más podrá utilizarlas para curar las enfermedades. También debe tener cuidado de extraer la enfermedad cuando transmite la energía de curación. No es suficiente suministrar energía de curación. Debe extraer conscientemente las fuerzas responsables de las enfermedades. También se debe tener cuidado de que la enfermedad extraída sea distribuida en el calor de la luz del Sol. Si no lo hace, el curador podría atraer las fuerzas hacia él. Los curadores se enferman frecuentemente en su esfuerzo por curar a los demás. Esto se debe a que no saben cómo disolver las fuerzas de la enfermedad que ha sido extraída.

Las personas (curadores) usan agua, fuego y aire para disolver las fuerzas de las enfermedades. El mejor método que se ha encontrado es disolverlas en el fuego. Con este fin, los curadores encienden fuego y transmiten las fuerzas de la enfermedad extraída dentro de él. El fuego consume todo, y descarga al curador. Ese ritual del fuego puede ser realizado por los curadores diariamente o semanalmente, según la necesidad. Se considera que los domingos y los jueves son buenos para este propósito.

Algunos curadores queman alcanfor regularmente en el lugar de curación antes y después de curar. Esta es otra manera de quemar las fuerzas de la enfermedad que han sido extraídas. Algunos usan lámparas y miran la llama. Hay otros que queman madera de sándalo. Como éstas, hay muchas maneras de aislarse cuando se trabaja con curación.

La práctica general es lavarse las manos cada vez que se atiende a un paciente. Esto lo practican generalmente los alópatas. La curación magnética implica la conexión del Alma, el corazón, el cerebro y las manos. Después de esa conexión, el curador puede derramar la fuerza vital de curación sobre el paciente.

La curación por radiación implica la conexión del Alma, el cerebro, el corazón y la emanación áurica. No se necesitan las manos para curar. El Alma se irradia hasta el paciente, muestra su poder y el Alma del paciente responde a través del aura del paciente. El poder de la radiación del curador decide la profundidad de la curación.

En cualquiera de los dos casos, la capacidad para contactar nuestra propia Alma es importante para el curador. Funcionar como Alma es la meta del curador. Este debe estar más en la conciencia del Alma que en la conciencia de la personalidad. Si el curador es un seguidor de un Maestro de Sabiduría, puede invocar la presencia del Maestro y recibir las energías de curación necesarias.

Cuando el curador decide trabajar así, puede elegir cualquiera de las dos maneras (por radiación o magnética). Generalmente, cuando el curador está más en la personalidad que en el Alma, se recomienda la curación magnética. Cuando es avanzado en su calidad, se recomienda la curación por radiación.

El primer grupo de curadores maneja la energía pránica. El segundo grupo de curadores maneja la energía del Alma, que es muy superior a la energía pránica.

Puede haber un estado muy avanzado de curación en el que el curador puede emplear con igual facilidad la energía del Alma o la fuerza vital pránica. Cualquiera que sea la forma de curar, tiene su propia disciplina.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Si te ha gustado la Publicación: ¡INViTANOS A UN CAFÉ!

Centro Escuela Claridad

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.