Los Extraordinarios Atributos del Alma 4

logo de las enseñanzas de kryon a la humanidad

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Ciertamente estos son tiempos en que te hablamos de manera personal. Algunos han sentido que las canalizaciones no son personales. Sintieron que estos mensajes son para el planeta. El planeta, querido, está compuesto individualmente por ti. Y tú, y tú, y tú.

Y entonces desde mi punto de vista y de todo lo que yo soy, como mensajero a ustedes, en amor a la humanidad, es de persona a persona. Es cómo yo siento, es cómo están estructurados los mensajes. Todos estos años nos habrás oído decir “querido” o “queridos”; rara vez me dirijo a un grupo pleno de la humanidad. Estos son mensajes personales.

Este mes en particular he elegido algo, y se los dije la semana pasada, que el tema es el alma. Ahora bien, ese es un tema muy grande: cuatro atributos extraordinarios del alma. Extraordinarios. El alma misma es extraordinaria, y la semana pasada les dijimos de la inmensidad; de lo que realmente podría significar tener un alma. Y esta semana es el más complejo. Este atributo extraordinario del alma ha sido canalizado muchas veces. Lo hemos discutido muchas veces. Y sin embargo, todavía no es comprendido. Le hemos dado varios nombres para hacerlo más fácil, y sin embargo todavía no es comprendido.

La razón de que sea tan difícil de entender es que el atributo que estoy por darles es algunas veces desilusionante. Desilusiona porque ustedes viven en un mundo lineal y quieren que las cosas sean de cierta manera, pero cuando se enteran de que no lo son del otro lado del velo, hay desilusión.

“Cuando yo era niño me dijeron todo con respecto al cielo. Me dijeron había calles de oro; me dijeron que cuando llegara allí no tendría nada que hacer en todo el día, solo cosas divertidas, y tal vez si yo era viejo estaría en una silla mecedora” (se ríe). Y así sigue, y sigue, y sigue. “Me dieron cuando niño una descripción lineal de algo que no existe. Pero algo que es grandioso del otro lado del velo, una existencia con Dios, verdadera. Esto es verdad, y sin embargo no tiene nada que ver con calles doradas o mecedoras. Y cuando yo descubrí eso, me desilusioné. ¡Oh! Yo quería ver esas calles de oro”.

A esto me refiero, porque cuando les diga este extraordinario atributo del alma humana, ustedes van a decir: “¿Qué dijiste?” (se ríe), porque no les va a gustar. A menos que verdaderamente, verdaderamente entiendan la belleza y la majestad, y la grandeza de lo que voy a decir.

Empezamos a describirlo en 2014 como división del alma. Y dijimos que cada vez que morían en la forma humana, una parte y pieza de su alma permanece con los seres queridos en el planeta. Y esto engendra una pregunta muy importante: “¿Me quieres decir que un pedazo de mi divinidad es arrancado de mí y dado a alguien más?” (se ríe). Eso es muy lineal; eso es la calle dorada. La respuesta es no; no es así como es. Entonces lo re-formulamos para que estén más cómodos, y entonces lo llamamos compartir el alma. Ya ven a dónde va esto. Y eso fue mejor, porque ahora tienen la idea de que conservan parte de ella y la comparten por un rato. Eso tampoco es así, aunque suena bien.

La verdad es más grandiosa que lo que piensan. Su alma, quieren pensar, es como una burbuja con ustedes adentro. Una gran burbuja que es divina, una parte de Dios, son eternos. Todas estas son cosas que les hemos dicho antes, y que muchos les dicen; que su alma es realmente un pedazo del Creador. Esto es la vieja energía que les dice otra cosa. Ustedes son una pieza de Dios, por lo tanto cuando se van de este lugar, no van a ser castigados; son una pieza del Creador, ¡no se castiga a sí mismo – o a sí misma!

De modo que lo que les voy a decir es: esto de compartir alma, de división del alma, es un concepto hermoso, porque implica que su alma es más que ustedes en una burbuja de piel, que de algún modo está del otro lado del velo flotando por ahí como ustedes en alguna clase de burbuja que es su piel del otro lado del velo, en otras palabras, que están contenidos. ¡No lo están!

Si comprendieran las cosas multidimensionales, entenderían que no hay un recipiente contenedor; no hay burbuja; no hay piel. No hay nada que luego delimite cuán grande es su alma. Solo es. ¿Cuán grande es Dios? ¿Quieren delimitar eso? ¿Quieren poner a Dios en una piel? La respuesta es no; no pueden. Y no pueden hacerlo con su alma tampoco. Las Madres de las Estrellas, en Lemuria, solían dar este ejemplo a los niños, diciendo: “¿cuán grande es la alegría? Dibújame un círculo”. Y ellos no podían. Y tuvieron la impresión comprendida: hay cosas que son tan bellas, que se expanden y se contraen por sí mismas y no tienen piel. No tienen un contenedor.

Entonces, ¿cómo funciona esto de compartir el alma? Yo podría darles los mecanismos y cómo funciona, pero eso no es tan importante como que entiendan los factores extraordinarios de esto: ustedes nunca, jamás, están solos. Comparten esta cosa grandiosa llamada alma con muchos otros, y ellos comparten a ustedes con ellos.

Podrían decir: “No estoy entendiendo. ¿En qué punto sucede ese compartir, de modo que hay más de mí con ellos que de ellos conmigo”? (se ríe). Y yo les digo: ¡qué lineal de su parte! Saben, no son vasos que ustedes vuelcan cosas de uno a otro. ¿Tienen algún problema con el hecho de que Dios puede estar en muchos lugares al mismo tiempo? Y si están orando, ¿están esperando en una fila? O cuando están orando dicen: “Me siento mal, porque Dios también está escuchando a otro” (se ríe). La respuesta es no. ¡Eso ni se les ocurre!

Quiero que se acostumbren al hecho de que estos atributos que ustedes aplican a la Fuente Creadora, a Dios, al Espíritu, ¡se aplican a su alma! Ustedes son parte de todo eso. Por lo tanto, todo lo que es, es parte de su alma. ¿Pueden imaginar un escenario muy, muy hermoso? Cuando ustedes dejan esta Tierra, una pieza y parte de ustedes se queda con quienes los aman. Quienes los aman. No dije: sus padres. O sus hijos. Dije quienes los aman, y eso es un poco diferente. Y eso es por una razón. Esa razón y ese diseño y todo ese sistema, si quieren llamarlo así, es para la benevolencia, la belleza y la bondad. Y muchos saben de qué hablo. Atempera la tristeza del tránsito del ser amado. Y si realmente están con el programa y entienden eso, sienten a ese ser querido hasta que llega el momento para que ustedes se vayan. Y luego ustedes se lo pasan a los suyos. ¡Qué sistema!

Pero para que esto funcione está el compartir el alma. Es como si ustedes se meten dentro de el alma del otro por un rato, y en el proceso hay benevolencia, y belleza y compasión, para el ser querido y para ustedes. Para esto es realmente el alma, es para compartir.

Algunos van a decir: “Todavía no lo entiendo”. Daré un ejemplo lineal, porque muchos quieren esto (se ríe). Si pudieras poner tu alma en un tazón, y pones agua en el tazón, y miras a tu ser querido y tiene un tazón y tiene agua, y tú decides poner un poco de tu agua en el otro tazón y un poco de su agua en tu tazón, cuando miras a tu agua, ¿tratas de identificar cuál es la de quién? ¿O es simplemente agua? Y la respuesta es que el agua de tu alma simplemente contiene algo de su agua. ¿Se entiende?

De modo que no se trata de contener; o de quién tiene cuánto de qué; eso es una proposición lineal. En cambio podrían decir: “¿Cuán grande es la alegría? ¿Cuán grande es el amor?”.

Esa alma tuya, ahora mismo, allí sentado, con ese asombroso akash que tienes, está llena de entidades amorosas del pasado. ¡Eso es grande! La gente que tú has amado y perdido, la gente que ellos han amado y perdido, incluido tú, así como ellos, están todos allí.

Y esto luego conduce a la familia akáshica, algunos de ellos están contigo. A algunos de ellos fuiste atraído en este planeta para re-encender la historia de amor. Madre, padre, hermana, hermano, pareja. Es un sistema grandioso que va más allá de cualquier cosa que jamás hayas esperado. ¡Es extraordinario! Tú eres magnífico, y tu alma emula todo eso.

Yo soy Kryon, enamorado de la humanidad.

Y así es.

Kryon

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Todo este mes estuve dándoles un tema: los Atributos Extraordinarios del Alma. Esta alma de ustedes, la llaman alma humana. Diré esto nuevamente, porque ha sido traído a la discusión de hoy; hay almas en este planeta que ustedes llaman almas humanas. Pero el alma es algo mucho más grande que cualquier cosa que pertenezca a un humano. ¿Les sorprendería si les digo que hay seres espirituales, en toda esta galaxia, tal vez incluso en el universo como ustedes lo conocen, que tienen almas, y no son humanos?

Un alma es un pedazo de Dios; inmenso, inmenso. Podrían decir que es casi tan grande como Dios si pudieran poner un círculo alrededor de Dios, cosa que no pueden hacer. Les hemos contado cómo las almas se comparten unas a otras, y ahora estamos hablando de almas que son humanas en el planeta. Hablamos de este tema muy, muy complejo, de cómo ustedes pueden tener piezas y partes de ustedes con otros, y la belleza de eso, y su magnificencia. Hablamos de la multidimensionalidad del alma, y cómo puede estar en varios lugares a la vez. Y algunos dicen: “No entiendo eso. ¿Cómo puedo estar en múltiples lugares a la vez?”. Y yo digo: no necesitan entenderlo, queridos, no más que necesiten entender cómo Dios puede escuchar mil millones de oraciones al mismo tiempo, e igual reservar un lugar personal para ustedes, para su oración. Ustedes son parte de ese arreglo, son parte de esa energía de la Fuente Creadora. Así es cómo.

Les hemos dado ya tres canalizaciones este mes, y las culminamos con este cuarto extraordinario atributo de su alma humana, el alma, para ustedes, queridos. Y es el más cercano a ustedes. Es la parte de su alma que es lo bastante común como para que la definición y las palabras y todo eso parezcan disponibles, más disponibles.

Si ustedes dijeran: “¿qué es compartir el alma?”, mucha gente diría: “No tengo idea de qué estás hablando, ese concepto es raro, extraño”. Si hablas sobre el Yo Superior, lo reconocerían: “Ah, sí. El Yo Superior”. Muchos dirían que la canalización, en general, incluyendo lo que están oyendo ahora, es el ser humano capaz de ir al otro lado del velo, podrían decir, metiéndose en esa alma al otro lado del puente, y luego canalizando información desde allí, y eso sería canalizar el Yo Superior. ¿Es así como funciona? Bueno, eso depende de la definición del Yo Superior.

Número 1: ¿es de ustedes? Ahora bien; cuidado. Porque ustedes dicen: “Por supuesto, yo tengo un Yo Superior, ¿qué otra cosa podría ser?”. Yo les hablé sobre compartir el alma. Cuando ustedes entran en esa alma suya, ¿qué tal si el Universo entero estuviera allí? ¡Es un aspecto multidimensional de Dios! Entonces, ¿tu Yo Superior es tú, simplemente con una vibración más elevada? ¿O representa a algo mucho, mucho más grande? La respuesta es: todo eso. Porque puede serlo. Puede ser tan pequeño como un átomo. Puede ser tan grande como el Universo. Queridos, su Yo Superior es su relación con su alma. El Yo Superior es su relación con su propia alma.

Y está en parte en 3D -y por eso he esperado hasta esta última sesión para pintarles el cuadro, de modo que ustedes entiendan. Podrían decir que la divinidad de su alma está parcialmente disponible para ustedes todo el tiempo, sin siquiera cruzar con ustedes ese puente que conocen todos los miembros del Círculo del Doce.

Del Yo Superior algunos han dicho: “Este es el ángel sobre mi hombro”. Algunos han dicho: “Es la intuición con la que cuento”, dijeron otros. “Mis guías son una cosa, mis ángeles están alrededor, pero mi Yo superior, este es mi propio guía, ese es mi Yo Superior”, esto es lo que muchos han dicho. Porque así es cómo se relacionan con algo que es ellos, tal vez con su rostro, pero está vibrando a un nivel tan alto que pueden mirar hacia arriba y decir: esa es mi divinidad. Y sin embargo, se oculta, ¿no es así?

Si hablan con alguien que no estuvo en esta sesión, tal vez, o escuchando esta canalización, o quizás en otra cultura, y dicen: “Háblame de tu Yo Superior”, no tendrá idea de qué le están hablando. Dirá: “¿Es acaso un santo en mi iglesia?”. Y ustedes dicen: “No realmente”. De modo que no se relacionará con el Yo Superior. Pero ustedes pueden. Les digo ahora mismo algo que es bastante controvertido: ¿Todos tienen un Yo Superior? La respuesta es sí: todo ser humano tiene un Yo Superior. ¿Ese Yo Superior está siempre disponible? Sí, lo está. Siempre disponible. ¿Qué hace el Yo Superior? Vayamos a eso.

Pero la gran pregunta es esta: si todos lo tienen, ¿por qué no todos se dan cuenta de él? Y la respuesta es: porque este es el atributo de su alma, el atributo más hermoso, el más cercano, que simplemente se sienta a esperar que ustedes lo reconozcan.

¿Tienen ustedes conciencia de que la todopoderosa presencia del Creador Divino les ha dado libre albedrío para descubrir su sacralidad, o no?

No hay nada en este planeta que diga: tienes que descubrir a tu Yo Superior. Esta es la libre opción que ustedes tienen. En este planeta hay millones a quienes no les interesa su divinidad. Hay millones en el planeta que viven toda su vida y ni siquiera quieren descubrirlo, porque sienten: “Yo tengo lo que necesito”. Y en 3D están en modo de supervivencia, saben como ir desde “A” hacia “B”, ya lo tienen resuelto, porque eso es lo que les dijeron, o sus padres nunca abordaron la cuestión, o nunca tuvieron amigos que les dijeran: “¿Sabías que existe un Dios?”. Y ellos dicen: “No”. Y todo el tiempo los guías y los ángeles están allí, y el Yo Superior está allí, y su alma está allí.

¿Cómo les hace sentir, saber que todas las herramientas que han necesitado para sanarse, para cambiar al trabajo que querrían, para crear la sincronicidad que están pidiendo, todo eso, viene con ustedes? Y está en modo espera. Espera que ustedes reconozcan que existe, en primer lugar. Y eso suele crear un despertar. Y ese despertar que el ser humano tiene hacia una verdad mayor, tal vez, les hace preguntarse: “¿Y cómo sé que estás allí?”. Y luego está la prueba. Punto. “¿Y ahora qué hago?”, y llega la sincronicidad. Punto. Y finalmente llegan a entender: “Soy un alma antigua en este planeta, puedo crear mi propia realidad, puedo sanarme a mí mismo, puedo usar todo lo que se me ha dado, lo que tengo por nacimiento”.

Esto es una premisa de la que quizás ni siquiera se hayan enterado. Hay algunos que dicen: “Bueno, Dios realmente me ama. Dios lo demostrará. Dios me va a rescatar, y hará ciertas cosas. Me han dicho que todo lo que tengo que hacer es sentarme aquí, y va a suceder”. En eso hay algo de verdad. Y la verdad es esta: Dios te ama. Pero vas a tener que estrechar su mano; vas a tener que reconocerlo. No es una dádiva, como esperarías. Es una mano desde el otro lado, desde la familia que está llena de amor y te dice: “¿estás listo para trabajar?”. ¿Estás listo para tomar la otra parte de ti, cruzar el puente, y empezar a crear la belleza que te afectará a ti y a otros, al planeta, a los animales, a Gaia, a los árboles? Porque te vuelves parte de -¿estás listo?- de un Grupo. El Yo Superior es parte de un Grupo.

Es tan personal. Habrá algunos que dirán: “Está bien, Bueno, ¿cómo funciona? Dijiste eso. ¿Entonces?”. El Yo Superior está conectado de muchas maneras con el otro lado del velo, pero la condición humana tiene su biología, tiene sus atributos, y parte de eso, se sospecha, es la pineal. La pineal se alinea directamente con el Bindi, con el tercer ojo (N.T. en India se llama Bindi al punto rojo pintado en el entrecejo) reconocido en ciertas culturas porque lo conocen, y lo sienten. Es ciertamente parte de la multidimensionalidad de tu cuerpo que transmite y recibe a través de la pineal. Esto es pieza y parte de la conexión del Yo Superior, el Innato, todas las partes de ti que parecen ser parte del otro lado del velo, o más sabedoras que tu cerebro, y así es como funciona. Pero eso no es todo.

Este Yo Superior de ustedes… ¡oh…! Todos ustedes tienen un Yo Superior, y ¿qué les he dicho acerca de todos ustedes, de algo? Significa que cuando llegan a ese lugar en que cruzan el puente y van a esa cosa hermosa que llaman su alma, y su Yo Superior está allí, también están allí todos los Yoes Superiores de su familia; no pueden separar su Yo Superior de todos los Yoes Superiores de todas las almas antiguas de este planeta. Y eso, mis queridos amigos, explica la sincronicidad, porque todos están trabajando juntos para hacer que las cosas sucedan. Si están los que desean mirar. Cualquiera que quiera engancharse en este plan, podría decirse, esta verdad más grande, más grandiosa, podrían decir, puede hacerlo instantáneamente. Esto no es un club; viene con ustedes, con libre albedrío.

Pero cuando empiezan a mirar a ese Yo Superior suyo, no está solo; siempre involucra a otros. La familia, el Yo Superior de todos los seres humanos. Eso está en el Campo, y eso crea una sincronicidad que has estado pidiendo, y buscando, que te resguarda de los charcos de la vida, y te dirige por intuición hacia los lugares más hermosos que puedas imaginar -que son lo que mereces. Eso es lo que hace el Yo Superior. Un grupo; no una cosa. ¿Quieres más? Vuelve, y hagamos algunas cosas en el Círculo del Doce, y encontrémonos con algunos de los otros.

Y así es.

Kryon

Nota. Canalización introductoria al Círculo del Doce, Miércoles de Sanación, Kryon a través de Lee Carroll, 8 y 22 de septiembre de 2021. Traducción: M. Cristina Cáffaro. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este LINK a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *