El Eterno Símbolo

con No hay comentarios

ciencia-del-corazonAprovechemos la energía que nos ofrece la constelación de Piscis cuya luz revela la luz de la vida misma para profundizar en lo que realmente somos.

Nuestra naturaleza más profunda es una Chispa Divina, que ha surgido de la Vida Una que, aunque no está separada de su Fuente Divina, está individualizada. Es nuestro Espíritu.

Somos una Conciencia que, como luz irradiante, como un sol, surge de esa vida individualiza 360 grados a la redonda. Es nuestra Alma.

Somos un estado de conciencia habitando un cuerpo de energías y fuerzas organizadas que están en la periferia de esa esfera de luz irradiante. Es nuestra personalidad. El siguiente símbolo lo expresa bella imagen:

espiritu-alma-personalidad

Cuando nos creemos la personalidad (el cuerpo, las emociones y el intelecto) nos quedamos en la periferia externa del ser y quedamos prisioneros de las energías y las fuerzas que constituyen ese cuerpo. Vivimos la vida con un profundo sentido de separación porque nos percibimos como un cuerpo que piensa y siente y, por lo tanto, nos vemos separados de los demás. La vida gira en torno al “tener”, a las posesiones y nos olvidamos de la existencia misma.

La humanidad pensante de hoy está debatiéndose en el área mental de la periferia. Estamos a punto de dar el paso hacia la esfera irradiante, el mundo del alma. Pero este paso requiere profundos cambios en nuestra forma de percibir e interpretar la vida. Nuestra vieja forma de administrar la vida y su fuerte tendencia materialista lucha desenfrenadamente por no ceder su lugar. Y aquí estamos, en el siglo XXI, en medio de esta contienda que se exterioriza en las guerras, las invasiones, las ansias de dominio, las intransigencias, las injusticias y hasta el genocidio. Estos horrores están azotando dolorosamente a la humanidad.

El poder mediático mundial está en manos de las grandes corporaciones y sus intereses materialistas que están luchando por mantener el viejo paradigma. Busquemos independizar nuestra mente de esa matriz que hoy pretende borrar lo trascendente de nuestras vidas. No somos seres materiales, si bien tenemos una personalidad, somos el alma que trasciende la muerte, que puede reconocerse a sí misma en el otro, que se sabe una con los demás.

El ser humano no es lo que tiene sino lo que es. Y hay que ser lo que se es, de lo contrario nos convertimos en cosas, números, consumidores… en puras mentiras. Ninguna de tus posesiones le añade valor a lo que eres, aunque el mundo conspire en contra de esta verdad tan obvia. En un mundo que responde a los valores materiales, la verdad se esconde y la única alternativa que tenemos para reconocerla está en los espacios internos de nuestro ser.

Piensa, reflexiona, déjate ir y abre el corazón. Porque el corazón es la puerta que te conduce al alma; tu verdadero corazón que es capaz de amar sin apegos ni exigencias, que a cada instante celebra la vida; tu corazón que guarda en su verdad tu esencia; tu corazón te dará todas las respuestas. Cierra tus ojos, respira con conciencia y navega en tus espacios internos.

Utiliza el eterno símbolo del círculo con el punto en el centro y medita en él. Busca las verdades más elevadas que puedas captar y disciplina tu naturaleza forma que es tu personalidad, para que las exprese en el mundo de la periferia.

Sé valiente, cruza el puente, suelta tus creencias materialistas y vive en esa nueva esfera que hoy se asoma en el horizonte humano proclamando una nueva forma de vida. Es la luz del alma, del amor, de la belleza, de la vida abundante. No te dejes robar el alma, no permitas que esta tendencia materialista y consumidora determine quién eres y qué quieres, porque el alma eres tú. Y en el alma, tú y yo somos uno.

Con el amor de siempre, Carmen Santiago.

Si te gusta la Publicación, dale clic al café: ¡INVÍTANOS A UN CAFÉ! (pesos ARG)

Centro Escuela Claridad

Compartiendo comprensiones

Hermanos y hermanas, transitando juntos el Camino de Regreso al Padre, invoquemos para que, cada día, nuestros corazones pulsen al unísono el Ritmo de la Fraternidad.

Piscis marca el cierre del año Zodiacal y como todo final, es tiempo de reflexión sobre lo vivido y de establecer propósitos en relación a lo que viene.

Estamos en tiempos de crisis, esto quiere decir que estamos en tiempo de oportunidades, el ideograma chino que se traduce como “crisis” se traduce también como oportunidad.

Frente a los obstáculos, las incertidumbres, las dificultades, surge con más fuerza nuestra creatividad. La Creatividad es un primer paso a la expresión del Alma.

Si todo marcha en su propia rutina, tendemos a mantenernos en una inercia que, impide la expansión de nuestra conciencia, el incremento de la Luz.

El cierre del año auspiciado por Piscis, esa bendita constelación dentro de cuyo campo de acción hemos pasado por 2.000 años. Hoy reconocemos su poderoso servicio a la Humanidad de la Tierra, el impulso que le dio a la conciencia en el cuerpo emocional.

El surgimiento de los héroes, de los mártires, del sacrificio a favor de un ideal.

Hoy hay un aspecto de Piscis que aún no hemos desarrollado con suficiente fuerza: el aspecto devocional, ese que nos lleva al reconocimiento y entrega a todo lo que expresa un grado mayor de amor que el que nosotros alcanzamos.

En el camino del discipulado la devoción al Plan de Dios sobre la Tierra, la entrega a ocupar el lugar que tenemos asignado, el sostener los principios y la ética preservando las correctas relaciones con todos los reinos y la entrega para hacer lo que hemos venido a hacer es un aspecto a desarrollar tomando la fuerza que Piscis tiene.

Hoy entrando en los 2.000 años que navegaremos bajo la influencia de Acuario y dentro de Acuario bajo la poderosa impresión de Urano, podemos en verdad dar un salto cuántico en la evolución de la Humanidad de la Tierra.

Para alcanzar a dar ese salto desde la Devoción y la Entrega que nos auspicia este mes de Piscis, recorramos el sendero que se abre ante nosotros, pongamos atención a las tendencias que favorece Urano, según las enseñanzas del Maestro Kumar:

“Urano permite que alcancemos la Conciencia de nuestra propia Inmortalidad”.

Todos los estudiantes espirituales y la mayoría de las religiones nos enseñan que el Alma es inmortal, en los libros se nos dice que el humano en su esencia es inmortal. Esta es una información aceptada por un alto porcentaje de las personas que formamos parte de la Humanidad de la Tierra.

Pero, a la hora de la verdad, cuando nos estamos muriendo o cuando muere alguien cercano a nosotros, tenemos un alto temor. Esto significa que la información sobre nuestra inmortalidad no ha llegado sino a nuestra mente. Nuestro ser como un todo no la acepta, no la hemos convertido en una vivencia.

La vivencia de la inmortalidad se puede experimentar cuando, sentados meditando, nuestra conciencia se traslada a otros planos, a otros espacios, tanto y de tal manera que nos olvidamos de nuestros cuerpos, que están ahí y nosotros tomamos total conciencia del plano en el que estamos sirviendo, trabajando, experimentando.

Con Urano esta posibilidad de experimentar está exaltada, y si logramos la vivencia, lo sabremos por vivencia, con la certeza que da el corazón.

Trabajemos juntos, porque juntos siempre podemos más, disipando el mito de la muerte, liberándonos a nosotros y a la Humanidad del mito de la muerte que tanto dolor nos ha causado.

Marta Paillet.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Siguiendo Juan A. Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *