Ejercicio de moverse entre dimensiones

logo de las enseñanzas de kryon a la humanidad

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon.

Acérquense. Oh, acérquense, queridos, porque esto es lo único que puedo decir para que tenga sentido para ustedes con respecto a lo que puede suceder – lo que puede suceder justo ahora. Tal vez ustedes hayan hecho este viaje antes; espero que lo hayan hecho.

Hace un tiempo le dije a mi socio: esto es un viaje que la humanidad debiera hacer regularmente. No es una simulación de un viaje; la visualización que sigue no es una visualización. Es un ejercicio de moverse entre dimensiones. Es algo que no necesariamente estaba disponible para toda la humanidad hasta ahora.

Podrían decir que, de cierto modo, todo estaba disponible y que todo es posible. Pero para el ser humano hay cosas que podrían poner freno a cuán lejos puede llegar. Porque ustedes son tan afectos a la realidad en que están.

Hay algunos que vienen a esta reunión particular y dicen: “Yo quiero proceder, yo quiero visualizar, quiero estar allí; pero cuando llego a cierto punto parece que se activaran los frenos – solo puedo llegar hasta cierto punto”. Tienen razón, y por eso es que lo repetimos y lo repetimos, porque este ejercicio particular es moverse a un lugar multidimensional al que no van normalmente.

Este lugar es un lugar que está entrando en línea, podrían decir, en la consciencia para los que entienden aunque sea un poquito de lo que ustedes podrían ser capaces de hacer. Vamos a salir de la existencia en 4 dimensiones que ustedes dicen que es su realidad. Y en eso, entramos en un lugar multidimensional que va más allá de lo que ustedes creen que es real. Y ya hemos discutido esto antes. ¿Qué es real? Siempre vamos a hacer esa pregunta, queridos.

Ustedes podrían decir: “Bueno, señor canalizador, lo real para mí es lo que puedo tocar y sentir” y yo les digo otra vez: eso es el atributo de la cuarta dimensionalidad. Pero cuando van más allá de eso, ¿quiere decir que no es real? Cuando se gradúan a un nuevo nivel, desde el que les gustaba antes, ¿eso significa que el nuevo nivel no existe? ¿O solo significa que son afectos a aquel en que están?

Es difícil ir a donde los vamos a llevar. Pero siempre quiero llevarlos allí. Siempre. Acérquense. Acérquense, y escuchen. Hay un puente que deben cruzar. Es metafórico, en esta visión suya. Y la visión que tengan de este puente es importante. Y la razón es que es una señal para su cuerpo, para su consciencia, para su Innato, para su alma, de que ustedes van a abordar una dimensión. En otras palabras, van a atravesarla. Una pared, dijimos antes; una creencia. Y realmente van a ir allí.

Esto no es una mera visualización. La multidimensionalidad es así, queridos; pueden sentarse en esa silla y salir de viaje, y lo saben. Cualquier experiencia fuera del cuerpo que es muy real para muchos les dirán eso. Dejaron el cuerpo y se veían a sí mismos todavía en esas cuatro dimensiones, incluso mientras viajaban. Eso entonces va a la pregunta: ¿qué es real, y dónde estás? Y la respuesta es: sí.

La multidimensionalidad permite que estés en dos lugares al mismo tiempo. Entonces, vayamos allí.

Todo esto te prepara para ver el puente. Ese puente puede cambiar de forma de una vez a la otra, de una reunión a la otra, pero está siempre allí. El puente representa entrar en lo desconocido. Un lugar donde puedes decir que has estado antes. “Bueno, Kryon, ya hice un número de estas reuniones. Vamos, crucemos la neblina”. Oh, ¿de veras? ¿De modo que piensas que siempre sabes lo que hay del otro lado de la neblina? No lo sabes. ¡No lo sabes! Porque la multidimensionalidad es justo así; no entras en la dimensión Nº5; entras en todas ellas. Y cuando lo haces, las cosas cambian.

Si has tenido éxito hasta ahora, y empezaste a entender a dónde vas, y estás más cómodo, lo que vas a ver al otro lado de la neblina es muy diferente de la primera vez que fuiste. No decidas que ya sabes lo que va a suceder aquí.

Al mirar el puente, te das cuenta de que tiene que ser un puente para cruzar sobre algo. No es solo un puente puesto sobre la tierra, por cierto. Hay algo que es o bien un pequeño arroyo o es el Gran Cañón; para ti, sea lo que sea, es lo que te lleva de lo que sabes a lo que no sabes.

Y cuanto más hondo es el abismo, más inseguro estás. Lo hondo del abismo es realmente un símbolo, una metáfora, de cuán difícil podría ser para ti entrar en esta realidad en que me gustaría que entraras, este Círculo del Doce.

El puente tiene una neblina, justo en el medio; vas a tener que atravesarla. Y te dijimos esto antes. En cada una de las reuniones vamos a pasar a través de la neblina; en todas. Pasar a través de la neblina parecería una metáfora, queridos, de moverse del sitio de una realidad a otra. Es un poco más que eso. Esa neblina representa entrar en un lugar que no esperaban. No es simplemente que vas a pasar al otro lado del abismo, sino que vas a entrar en tu alma. Y podrías decir: “No estoy seguro de entender eso de entrar en mi alma”.

Y yo te digo que estás en lo correcto y en la verdad: no entiendes. Porque entrar en su alma es algo que la humanidad no hace. Si preguntas a los chamanes del pasado te dirán lo que es. Y a ellos les requirió años para al menos entender que siquiera fuese posible. Algunos creyeron que era solamente una visión fugaz de algo, no entendían que les pertenecía, que no iban a ningún otro lugar. Simplemente se volvían multidimensionales y de pronto, se abría.

Ustedes están a punto de viajar hacia adentro de su parte más divina, la parte de ustedes que existe, una parte de ustedes que siempre ha estado allí.  Siempre preparada para ustedes; siempre lista para ustedes. Y en ese lugar, oh, hay mucho que podemos hacer. Acérquense. Pasen al puente, queridos, caminen hacia la neblina. Y entiendan que no debieran hacerlo de manera casual. Están a punto de atravesar la neblina, quítense los zapatos. Es un homenaje, ¿no es así?, quitarse los zapatos es un símbolo de divinidad, de sacralidad.

Y estás a punto de visitar la cosa más sagrada que es, para ti, entrar a un lugar antiguo que representa el futuro, y eso es tu alma. Atraviesa la neblina conmigo, querido, toma mi mano, ven conmigo.

Y ahora que atraviesas esta neblina, ¿ves algo en absoluto? ¿Qué es lo que se supone que veas? Ves. Ves. Ves (se ríe). Casi todas estas meditaciones de esta clase te guían hacia lo que se supone que veas. Esta no. Yo te invito a ver la majestad y la grandiosidad de ti. ¿Qué aspecto tiene?

Esto cambiará a medida que avanzamos, queridos, mucho. No te sorprendas si lo primero que ves es la paz de un bosque pluvial, donde ves a esa socia tuya, Gaia, la madre naturaleza, y la belleza de todas las cosas que existen. Las cosas más hermosas que hayas visto suelen venir del planeta, y si las ves es un buen paso hacia adelante, porque significa que estás verdaderamente preparado para entender algo que ahora no entiendes. Y esto es lo que no entiendes: tú perteneces aquí, eres amado sin medida, no es por accidente que estás en el planeta. Bienvenido a un lugar en que mereces estar. Bienvenido a un lugar en que mereces estar.

Si caminas por este lugar, si quieres llamarlo así, esta dimensionalidad, algunos ya han informado que no caminan de la misma manera; algunos piensan que incluso estarían flotando un poco. Porque cuando sales de las 4 dimensiones, las cosas cambian en cuanto a la manera de percibir, incluso cómo viajas. Pero para este ejercicio quiero que permanezcas en el suelo, debido a dónde vamos.

En esta coyuntura especial, cada vez te invitamos a ver el templo. Y lo llamamos templo. El templo de ti. Porque en casi todas las culturas, un templo representa lo sagrado. Un templo representa algo en lo que entras para encontrarte con algo más grandioso. Y tendrías razón. Porque este templo en particular, la puerta de este templo -como siempre está y siempre estará- representa entrar en ese lugar que resuena con la fórmula de la consciencia.

Los cuatros, los doces, la matemática de todo lo que es; eso es el doce. Es la sopa de realidad que contiene todas las dimensiones que hay creadas, y puedes estar en todas al mismo tiempo. Y como puedes estar en todas al mismo tiempo, vas a poder hacer suceder cosas en ese lugar, yendo allí conmigo. ¿Qué aspecto tiene? No importa; va a cambiar cada vez. Permite que esté hecha de cristal si lo deseas; permite que esté hecha de plantas, si lo deseas; lo que sea, que seas tú, que te haga sentir en paz. Entra allí conmigo.

Allí está, otra vez más, el anfiteatro; lo ves en seguida. ¿Cuán grande es el anfiteatro? Algunos de ustedes estuvieron antes conmigo en este viaje, y están reconociendo que ese anfiteatro está agrandándose. Un poco más grande.

Vas a entrar en ese círculo, un anfiteatro redondo con un escenario a bajo nivel en el medio, con asientos todo alrededor. Bajas por el pasillo y entras en ese escenario, porque lo que sigue es de lo que esto se trata.

Quiero que te sientes en la silla que está allí. Y esa silla puede ser de cualquier tamaño, de cualquier color, hecha de lo que tú quieras, es simplemente donde vas a recibir aquello por lo que viniste. Y lo que viniste a buscar podría ser paz, ausencia de frustración, sanación para tu cuerpo, todo eso está en esa silla. ¿Te sentarás allí? Acércate.

Quiero que te sientes en esa silla y hagas algunas proclamaciones. ¿Qué viniste a buscar? Porque, si lo notaste o no, esos asientos alrededor en el anfiteatro están empezando a llenarse. Empiezan a llenarse, tal vez no con aquellos que amaste y perdiste, no necesariamente todos los ángeles de alrededor de la galaxia o del universo, no necesariamente tus vidas pasadas. Te diré: son ciudadanos de la Creación; cualquiera que tenga un alma como la tuya. Porque al entrar en un espacio multidimensional, entras en el espacio de todos los demás. ¿Sabías eso?

Está por ocurrir una celebración, pero para hoy, en cada uno de los asientos hay una de tus células, ¡y tienes trillones de células! Están allí ahora mismo, para venir a ti y decir: “Estamos escuchándote. Dinos qué necesitas. Dinos qué quieres. Cuéntanos sobre la sanación que viniste a buscar, instrúyenos. Te amamos. Estamos escuchándote en este espacio multidimensional; es más que una visión. Estamos listas para oírte hablar tu verdad”.

Y no tengas miedo de incluso decirla desde la silla en que te sientas, que es también la silla en el anfiteatro. Podrías decir: “He venido hoy a buscar salud. Hoy he venido a buscar fuerza, felicidad y alegría. He venido hoy para no volver a tener miedo nunca. He venido hoy a buscar soluciones para problemas que sé que están allí, en casi todas las sillas a mi alrededor”. Allí es donde vas a sentarte.

Oh, queridos, quiero que regresen a este lugar, con o sin esta visión, y vamos a continuar llevándolos allí y seguiremos recordándoles su magnificencia, en cada una de estas reuniones. Pero por ahora, por ahora, es suficiente ¿no es así?

Van a venir aquí de nuevo conmigo para hacer múltiples clases de cosas. Pero por ahora, ¿por qué no permaneces allí por un rato? Sin interrupciones. ¿Por qué no te sientas allí por un ratito? No necesitas volver a cruzar el puente, porque cuando decides volver de esta visión, de este lugar, la dimensionalidad te regresará justo al lugar donde estás y a la dimensión a la que crees que perteneces.

Yo soy Kryon, y es por esto que estoy aquí. Acércate.

Y así es.

Kryon

Nota. Círculo del Doce, Kryon a través de Lee Carroll. Primer miércoles, 7 de octubre de 2020. Transcripción y traducción: M. Cristina Cáffaro. Edición y Difusión: Juan Angel Moliterni (www.escuelaclaridad.com.ar). Se autoriza la redistribución de este boletín e información personalmente y vía Internet con la condición de que el contenido permanezca intacto, de que se respeten los créditos del servicio, los autores, los editores y se mencionen la fuente y enlaces correspondientes. Ayúdanos a distribuir información de vanguardia, reenvía este LINK a todas las personas potencialmente interesadas, gracias.

Donaciones Amorosas

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

Juan Angel Moliterni
Siguiendo Juan Angel Moliterni:

Instructor Espiritual de la Ciencia Iniciática, Canalizador, Reiki Ascensional Claridad, Ciencia Astrológica, Músico Arteosofia.

La Hermandad Blanca Universal, la jerarquía espiritual de Maestros Ascendidos, transfiere una antorcha, una Luz, a aquéllos que deseen tomarla, que vayan a agarrarla con fuerza. La antorcha de la Síntesis de oriente y occidente, de los Valores apreciados, el conocimiento espiritual y la comprensión del Cosmos. Te invitamos a participar!

Juan Angel Moliterni
Últimas publicaciones de

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *