Educando Nuestro Interior 33

con 2 comentarios

educar-en-valores

Optimismo.

Cada ser viviente en el mundo aspira a la felicidad y busca eliminar el dolor. Aunque el hombre anhela el placer, la paz, y la bienaventuranza, ¿cuál es el significado interno del hecho de ser frecuentemente visitado por el pesar y la preocupación?

El pesar, la falta de paz y el miedo son las imágenes reflejadas por la felicidad, la paz y la seguridad. Si no hay dolor, la felicidad no tiene valor, si la paz estuviera ausente, nadie la buscaría. Por lo tanto, esos opuestos se asocian entre sí y constantemente siguen uno al otro.

El estado de la mente depende de la naturaleza de los pensamientos que bullen en ella. Incluso el olor del papel depende de lo que se envuelve en él, flores, pescado o papas fritas. Cuando la mente se usó con propiedad, el hombre alcanza la plenitud.

Todos los problemas que uno experimenta son escalones hacia la felicidad, ésta es la esencia del Vedanta, por consiguiente, para el hombre la práctica espiritual consiste en cultivar la ecuanimidad de la mente, sin sucumbir a la tristeza ni sentirse complacido debido a un suceso feliz. En la vida diaria, la gente experimenta toda clase de felicidad y aflicción. Las Escrituras declaran: “Actúa igualmente frente a la alegría o frente a la tristeza, frente a la ganancia o la pérdida”.

En el mundo actual la gente sufre de mucha carencia de paz y, debido a ello, sufre intensamente. ¿Cuál es la razón? Si lo miran desde un punto de vista filosófico, se ubica más allá de la razón. La gente de edad piensa únicamente en el pasado, en los días en que eran estudiantes, en las buenas cosas que solían gozar, etc., en tanto que la juventud piensa exclusivamente en su futuro: qué haré de mi vida, qué haré después del servicio militar, con quién me casaré, cómo será mi futuro… ¡todo el tiempo! ¡los viejos piensan en el pasado, los jóvenes piensan en el futuro y ambos se olvidan del presente! Y esta es la razón por la cual el humano se ve enfrentado a tantos pesares y dificultades.

Y este presente No Es Un Presente Ordinario, ¡Es Un Omnipresente! ¿Por qué? La razón es que lo que están viviendo ahora es el resultado de lo que han hecho en el pasado, y lo que tengan en el futuro será el resultado de lo que hacen ahora. Plantaron una semilla hace mucho tiempo y lo que son ahora es el resultado de esa semilla en el presente. Ustedes son la cosecha de esa semilla que plantaron en el pasado. Su futuro dependerá de la forma en que vivan el presente. De modo que el pasado y el futuro son sólo las reacciones, los ecos y los reflejos. Esto hace que haya ciertas normas de conducta que deben observar en el presente:

No vean la maldad, No escuchen la maldad, No hablen con maldad, No hagan nada malo, No piensen nada malo, Vean Lo Bueno, Oigan Lo Bueno, Piensen Lo Bueno, Hagan Lo Bueno. ¡Este Es El Camino Hacia Dios!

Todo el tiempo no hacen sino ver, pensar, oír, y hablar el mal, y, debido a ello, también los resultados son malos. Todas las evocaciones mundanas, los reflejos del Ser Interior, son reflejos que no son reales, no les proporcionan satisfacción alguna.

¡En Donde Hay Confianza Hay Amor, En Donde Hay Amor Hay Paz, En Donde Hay Paz Hay Verdad, En Donde Hay Verdad Hay Dicha… Y En Donde Hay Dicha Está Dios!

“Hombre! Vive tu vida llenándola de buenas acciones, de sacrificio, de Amor y rindiendo tu ego, pensando todo el tiempo en lo Divino”.

Si te gusta la Publicación, dale clic al café: ¡INVÍTANOS A UN CAFÉ! (pesos ARG)

Centro Escuela Claridad

educar_valores

$

Ingresa libremente el monto en dólares a donar!

Información personal

Total de la donación: $3.00

2 Responses

  1. Marcelo Acosta
    | Responder

    GRACIAS GRACIAS GRACIAS

  2. Liliana Maldonado
    | Responder

    es un boletín muy nutricio
    voy a trabajar en el

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *